Los aviones de una conocida aerolínea se pudren en tierra

Los aviones de una conocida aerolínea se pudren en tierra

La compañía ha recibido una compensación económica para salir de una situación financiera complicada.

Un avión de la aerolínea Wizz Air en el aeropuerto de Gatwick, en Londres.Ian Murray

Wizz Air, la aerolínea de bajo coste con sede en Hungría que opera más de 1.500 rutas con una flota de más de 200 aviones, lleva luchando varios meses haciendo frente a un importante problema: una buena parte de sus aviones se están pudriendo en tierra por un problema que tienen los motores Pratt & Whitney que equipan sus Airbus 320 y 321.

A día de hoy, según el portal Preferente, el número de aviones que se han visto afectados por este defecto de fabricación es de 47 aeronaves, aunque se espera que esa cifra se eleve hasta los cincuenta en junio, lo que equivale a un total de 94 los motores que están fuera de servicio, un duro golpe para una aerolínea que emplea a más de 15.000 personas en todo el mundo.

El origen del problema que afecta a los motores de los aviones de Wizz Air radica en una aleación defectuosa de los componentes metálicos. Un fallo que ha obligado a llamar a una inspección exhaustiva de toda la flota de la low cost húngara, lo que ha derivado en algunos casos en importantes retrasos y también en cancelaciones de vuelos.

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

Para afrontar esta situación, que ha colocado a Wizz Air al borde del precipicio financiero, la aerolínea ha logrado que el fabricante de los motores con problemas, el consorcio GTF, le ofrezca una compensación económica por los prejuicios causados por el defecto.