Marruecos se frota las manos con la amenaza de las navieras en Canarias

Marruecos se frota las manos con la amenaza de las navieras en Canarias

El consejero Pablo Rodríguez ha expresado la "profunda preocupación que existe en Canarias" por la entrada en vigor de la principal herramienta de la UE para reducir las emisiones.

El puerto de Las Palmas De Gran Canaria.Blom UK via Getty Images

Los presidentes de las autoridades portuarias de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas, Pedro Suárez y Beatriz Calzada, respectivamente, se reunieron el pasado viernes con el consejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, Pablo Rodríguez, y le advirtieron del "efecto huida" de las navieras por la aplicación de la nueva normativa europea de emisiones.

El objetivo del encuentro fue abordar las consecuencias de la aplicación del régimen de comercio de derechos de emisión de la Unión Europea (EU ETS) en el ámbito marítimo y desarrollar una hoja de ruta que permita llegar a acuerdos, alcanzar exenciones para las islas y evitar una pérdida de competitividad de los puertos canarios.

El consejero Pablo Rodríguez ha expresado la "profunda preocupación que existe en Canarias" por la entrada en vigor de la principal herramienta de la Unión Europea para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y señala que su aplicación en el archipiélago tendrá consecuencias negativas para la actividad de las navieras, que reordenarán sus rutas marítimas hacia zonas geográficas cercanas "donde no se aplica esta directiva".

En este sentido, ha asegurado que el archipiélago también trabaja, a través de diferentes iniciativas y en diferentes áreas, para seguir avanzando hacia la descarbonización y la protección del medio ambiente, "siendo conscientes del territorio frágil y fragmentado" del archipiélago y donde se debe tener muy presente la "conjunción" entre las políticas medioambientales y la identificación de las "posibles afecciones" a la competitividad.

En esta línea, Rodríguez ha lamentado que "Canarias, como región ultraperiférica, tenga que seguir explicando en Europa que la aplicación de las tasas en el archipiélago no conseguirá el objetivo que se desea, sino que tendrá graves consecuencias en la conectividad, la economía y el empleo de las islas".

Asimismo, Pedro Suárez ha recordado que los puertos canarios no compiten con los grandes puertos españoles como Algeciras o La Coruña, sino con las ciudades costeras de la costa africana. "Hay que tener en cuenta que en el tráfico marítimo con girar la rueda del timón 10 grados te vas a Senegal, a Marruecos o a Mauritania, donde los precios iban a ser mucho más baratos. Es preocupante. Las navieras son conscientes de que tienen que luchar contra la huella de carbono y están implementando un montón de medidas pero en el corto plazo nosotros desaparecemos”, ha reflexionado Suárez.

Por su parte, Beatriz Calzada ha afirmado que "Canarias tiene que estar exenta de la aplicación de las ETS porque no puede aplicarse solamente en los territorios europeos, sino que tiene que ser una tasa que establezca la Organización Marítima Internacional, y que, por lo tanto, afecte al tráfico marítimo internacional por igual".

Incentivar la descarbonización 

En su opinión, "Europa debe incentivar en positivo a las navieras para que se aceleren sus procesos de descarbonización en lugar de penalizar con tasas que son perjudiciales para regiones ultraperiféricas como la canaria", a la vez que Calzada ha destacado que tan solo el 4% de la flota mundial que está ya en construcción o se va a desarrollar próximamente está preparada para utilizar combustibles alternativos.

En ese sentido ha dicho que uno de las últimos avances en este ámbito ha sido el "compromiso de crear un observatorio que permita aportar datos, tener una herramienta para disponer de una forma rápida y ágil de datos que constaten las afecciones en los puertos y que, por lo tanto, permita acudir a Europa con información para poder solicitar la revisión de esta directiva".

Pedro Suárez ha hecho hincapié en el "efecto huída" como una de las principales consecuencias que la aplicación de esta normativa acabará teniendo, si no se aplican las exenciones.

"Ya hemos mantenido las primeras conversaciones con algunas navieras, que nos han hecho partícipes del cese de las escalas de sus buques en nuestros puertos si esta normativa finalmente llega a aplicarse. Seguimos defendiendo que es necesario incidir en las especificidades de nuestro archipiélago como región ultraperiférica y en la importancia de asegurar un tráfico marítimo internacional, que no sólo garantice la conectividad de nuestras islas sino también el equilibrio de los costes de mercancías que serían difíciles de afrontar si no conseguimos la exención", ha destacado.

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

De hecho, ha insistido en que el incremento de los fletes "sería otra de las consecuencias nada deseables en nuestra economía con repercusión tanto en la ciudadanía como en el sector industrial".