Se disparan las capturas de gambas 'gracias' a la sequía

Se disparan las capturas de gambas 'gracias' a la sequía

El cambio climático que ha propiciado que Málaga haya vivido su invierno más cálido en más de medio siglo favorece a ciertas especies, pero reduce las capturas de otras.

Un vendedor de marisco en el Mercado Central de Atarazanas, en Málaga.John Keeble/Getty Images

La sequía ha contribuido a alcanzar el vertido cero de aguas residuales al mar en muchos puntos de la Costa del Sol, según han reconocido expertos en Ciencias del Mar de la Universidad de Málaga y portavoces del sector pesquero en la provincia al medio La Opinión de Málaga

Con el embalse de la Viñuela bajo mínimos, el regadío intensivo de la Axarquía se nutre desde hace año y medio del caudal procedente de las depuradoras de esta parte del litoral, a las que se ha sumado el de la EDAR del Peñón del Cuervo. Debido a esto, y a la mejora de las aguas más próximas a las playas, se han disparado las capturas de variedades como la gamba.

El cambio climático que ha propiciado que Málaga haya vivido su invierno más cálido en más de medio siglo favorece a ciertas especies, pero reduce las capturas de otras, como es el caso de moluscos con cáscara como los mejillones o ciertas almejas.

"Lograr el vertido cero es fundamental para mejorar los ecosistemas marinos. Llevamos años diciéndolo y uno de los beneficios que ha traído este periodo de sequía es la agilización de los sistemas para poder utilizar agua reciclada en agricultura y reducir las emisiones al mar", ha contado al mismo medio el doctor en Ciencias y director de la cátedra de Ciencias del Litoral Costa del Sol en la propia UMA, Francisco Franco.

En el puerto pesquero de Caleta de Vélez, el más productivo de todo el Mediterráneo andaluz durante las últimas décadas, varios de los patrones de pesca consultados por el medio local coinciden en señalar la importancia de alcanzar ese vertido cero para regenerar los fondos.

"Hemos empezado a ver cómo muchas especies son más abundantes que nunca, con máximos históricos en capturas de gambas del terreno, por ejemplo", argumenta Sebastián Ávila. 

Por su parte, otro patrón con dilatada experiencia en la captura de mariscos, Enrique Díaz, también con base en el puerto de Caleta, aclara que hay especies como determinados moluscos a los que las subidas de las temperaturas perjudican sobremanera. "A medio y largo plazo no sabemos cómo variarán", indica.

La fuerza de nuestro futbol
Un proyecto de Santander

"Ni el mejillón ni la coquina quieren estas aguas tan cálidas. Buscan en otros lugares temperaturas más frías. Y también hay variaciones en el pulpo, que antes salía a nuestras costas para comer conchas finas y otros moluscos con cáscara, y ahora tiene que ir a otros fondos a buscar esos alimentos", concluye.