Cómo actuar si tu hijo tiene pensamientos suicidas

Cómo actuar si tu hijo tiene pensamientos suicidas

Nadie está preparado para oír las palabras “ojalá estuviera muerto” en boca de sus hijos.

TRILOKS VIA GETTY IMAGES
TRILOKS VIA GETTY IMAGES

Ningún padre está preparado para oír las palabras “ojalá estuviera muerto” o “no quiero seguir viviendo” en boca de sus hijos. Cuando un niño dice algo tan chocante, a veces es tentador pensar que no sabe lo que dice o que no lo dice en serio.

Sin embargo, si tu hijo expresa la más mínima intención de suicidarse, lo primero que debes hacer es tomarte muy en serio sus palabras, ya que el suicidio es la segunda causa de muerte entre niños y adolescentes.

La pandemia se ha cobrado un enorme precio en la salud mental de los niños y los adolescentes. De hecho, durante el primer año de pandemia, los suicidios en estas edades se duplicaron.

Si tu hijo acude a ti con pensamientos suicidas, los expertos recomiendan que tomes las siguientes medidas.

Primero, respira hondo

Si tu hijo insinúa que está pensando en el suicidio, lo primero que debes hacer es tomarte unos segundos para pensar y respirar hondo.

“Es importante hacer esa pausa”, dice la psicóloga pediátrica Ann-Louise Lockhart. “Si tu hijo de 12 años ha tenido la confianza para contarte eso, debes valorarlo y es muy importante que le hagas caso. Como padres, no queremos cerrar la comunicación reaccionando con demasiado énfasis o quitándole importancia”.

Antes de reaccionar, aprovecha el momento para valorar tus propias emociones.

La pediatra Shairi Turner expone: “Controla tus emociones y recuerda que tu hijo ha tomado la decisión de acudir a ti porque confía en ti. Recuerda que está hablando contigo y que se siente a salvo en este momento”.

Turner también recomienda decir algo como: “Has sido muy valiente al contarme que estás teniendo estos pensamientos. Estoy aquí contigo y quiero mantenerte a salvo”.

Hazle preguntas para evaluar su nivel de riesgo

Intenta averiguar si lo dice por algo que acaba de ocurrir o si lleva tiempo teniendo esos pensamientos. Es posible que tenga lo que Lockhart llama “pensamientos mórbidos”, es decir, pensamientos sobre la muerte, pero sin el deseo de morir.

Turner recomienda que hagas preguntas abiertas, como: ”¿Puedes hablarme más sobre eso? Quiero estar seguro de que lo entiendo”, o “Has dicho X. ¿Puedes decirme qué significa X para ti?”.

Si es un niño pequeño, también puedes preguntarle qué cree que significa la muerte, o adónde cree que iría si muriera.

Si expresa su deseo de morir, hazle las siguientes preguntas para tratar de evaluar la gravedad de los pensamientos.

  • ¿Habías pensado estas cosas antes?
  • ¿Lo haces a menudo?
  • ¿Desde hace cuánto te pasa?
  • Cuando piensas en morirte, ¿piensas en cómo lo harías?

Es muy importante que le preguntes a tu hijo si tiene un plan para autolesionarse y, si lo tiene, que te pongas en contacto con su pediatra de inmediato.

Lo ideal es que, incluso antes de tener estos pensamientos, tu hijo sepa que puede hablar contigo sobre la muerte y los pensamientos suicidas.

“Muchas veces, a los niños les da miedo la reacción de los padres o temen que sea una situación insoportable para ellos”, comenta Turner. “Hazle saber a tu hijo que estos pensamientos pueden surgir de la nada y que no te escandalizarás si alguna vez te lo cuenta. Hazle saber que quieres escuchar lo que está pasando por su mente para que no tenga que enfrentarse a estos pensamientos solo”.

Evita decir algo que acabe la conversación

Evita frases como ”¡No digas eso!” o ”¿Por qué dices eso?”, recomienda Lockhart. No quieres que tu hijo se sienta juzgado o avergonzado por acudir a ti con estos pensamientos.

“No intentes quitar hierro a sus preocupaciones. Lo que a ti te parece un grano de arena, a un niño puede parecerle una montaña”, explica Turner.

También conviene evitar tópicos como “Todo irá bien” o “Ya se solucionará”. Tu hijo tiene problemas y está buscando ayuda ahora.

Busca ayuda

En función de la gravedad de los pensamientos de tu hijo, también puedes pedir ayuda profesional.

“Si tu hijo te dice que esos pensamientos han sido continuos, frecuentes, recurrentes e intrusivos, lo mejor es que acudas a un profesional”, recomienda Lockhart.

Tanto Lockhart como Turner recomiendan acudir a cualquier profesional de tu red que pueda ser de ayuda para encontrar atención de salud mental para tu hijo; por ejemplo, el pediatra, el psicólogo o el trabajador social del colegio de tu hijo.

Si tu hijo ha trazado un plan para suicidarse, debes buscar ayuda inmediatamente y llevar a tu hijo a urgencias si es necesario. Sobre todo si tiene acceso a armas o pastillas, o si no promete “mantenerse a salvo por ahora”, comenta Turner. Si ves que la situación te supera, puedes llevarlo a urgencias.

Y aunque tu hijo no tenga un plan para hacerse daño a sí mismo, debes actuar lo antes posible.

“Aunque los pensamientos suicidas pueden aparecer y desaparecer, una vez que tu hijo ha acudido a ti, puedes dar por hecho que ya lleva un tiempo teniendo esos pensamientos”, afirma Lockhart.

Es muy importante que recuerdes que hablar con tu hijo sobre el suicidio no le está metiendo la idea en la cabeza ni le hace más propenso al suicidio.

“Los datos nos dicen que preguntar sobre los deseos de muerte o sobre el hecho de morir no hace que un niño intente quitarse la vida. De hecho, crea un espacio seguro para que tu hijo hable honestamente sobre cómo se siente”, sostiene Turner.

Hazle saber a tus hijos que estás ahí para ellos, independientemente de lo que piensen o sientan. Asegúrate de conocer previamente los recursos a los que puedes acceder.

“Estamos experimentando una pandemia de salud mental y, como padres o madres, no estáis solos en esta crisis”, concluye Turner.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Las personas con conductas suicidas y sus allegados pueden recibir ayuda las 24 horas en el teléfono 024, llamando al 112 o contactando con el Teléfono de la Esperanza (717 00 37 17). Aquí puedes encontrar más información sobre asociaciones y aplicaciones para la prevención del suicidio.