Aparece muerto el pez monstruoso de las profundidades imposible de ver por el ser humano

Aparece muerto el pez monstruoso de las profundidades imposible de ver por el ser humano

El Seaside Aquarium informó de que un grupo de personas encontraron cerca de Canon Beach, en Oregón, un pez de la especie Himantolophus sagamius. 

El Himantolophus sagamius, más conocido como Pacific Football Fish (pez de fútbol del pacífico), encontrado cerca de Canon Beach.Facebook / Seaside Aquarium

Este mes apareció en las playas de Oregón, Estados Unidos, un pez poco común. El Seaside Aquarium informó de que el pasado 18 de mayo un grupo de personas encontraron cerca de Canon Beach un pez de la especie Himantolophus sagamius, más conocido como Pacific Football Fish (pez de fútbol del pacífico). 

El Seaside Aquarium, que publicó fotografías en las redes sociales, señaló que este pez es muy raro y prácticamente nunca ha sido visto por el hombre. "Al vivir en completa oscuridad, a entre 2.000 y 3.300 pies, estos peces rara vez se ven", escribió. De hecho, según aclaran, sólo se han identificado 31 ejemplares en todo el mundo. 

"Si bien se han registrado un puñado de peces fútbol en Nueva Zelanda, Japón, Rusia, Hawaii, Ecuador, Chile y California, este es el primero reportado en la costa de Oregón, hasta donde sabemos", señalaron. 

"Se sabe poco sobre su historia de vida, pero lo que se sabe es inusualmente fascinante. Al igual que otros rapes, utilizan la luz que brilla desde una bombilla fosforescente en su frente para atraer a sus presas", agregó el acuario.

El Seaside Aquarium destacó que al tener poco alimento en las profundidades del mar, esta especie no suele ser quisquillosa para comer. "La comida en las profundidades que estos chicos examinan puede ser muy escasa, por lo que los peces fútbol no son quisquillosos con la comida. Comen cualquier cosa que les quepa en la boca", contaron. 

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

Además, detallaron que "sólo las hembras cazan activamente, ya que los machos en realidad se parecen más a parásitos". Los machos son diez veces más pequeños que las hembras, a las que buscan para fusionarse. Pierden los ojos y los órganos internos y obtienen todos los nutrientes de sus compañeras femeninas. A cambio, les proporcionan a las mujeres una fuente constante de esperma", explicó el acuario.