El recóndito lugar donde se incautaron 146 kilos de oro

El recóndito lugar donde se incautaron 146 kilos de oro

Es la mayor operación de contrabando de este metal en más de dos décadas.

Lingotes de oro.Getty Images/Science Photo Libra

El servicio de aduanas del aeropuerto de Hong Kong se incautó piezas de oro por valor de 84 millones de dólares hongkoneses (9,9 millones de euros, 10,7 millones de dólares) camufladas como piezas de maquinaria, convirtiéndose en la mayor operación de contrabando de este metal en más de dos décadas.

La mercancía, escondida dentro de un cargamento que tenía como destino Tokio, constaba de dos compresores de aire con un peso combinado de 775 kilogramos, según el Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales hongkonés.

La carga fue inspeccionada en la terminal de carga del aeropuerto el pasado 27 de marzo, explicó el superintendente adjunto Ho Tin-hong, después de que un examen con rayos X desatase las sospechas de los agentes aduaneros. "Tras retirar la carcasa del motor, descubrimos que su rotor estaba envuelto en una rueda de cuerda atada con cinta adhesiva. No parecía un rotor normal", precisó el agente.

Una inspección más a fondo llevó a los agentes a descubrir otras cinco piezas de oro en forma de rotor de motor, así como un engranaje y tres ejes de tornillo, todas ocultas en los motores y las bombas de las máquinas. Los investigadores creen que los contrabandistas fundieron el oro a altas temperaturas y lo introdujeron en moldes especiales antes de pintarlos de color plateado para que parecieran componentes de maquinaria.

Según los informes oficiales, los dos rotores interceptados en el aeropuerto tenían un peso de 43,2 kilos y 45,3 kilos, respectivamente, mientras que otros cuatro objetos de oro encontrados en la carga sumaban un total de 57,5 kilos.

"Confiscamos oro con un peso combinado de 146 kilos oculto en las dos máquinas", declaró el jefe del departamento. La investigación preliminar sugiere que la operación de contrabando tenía por objeto eludir los aranceles de importación de Japón, que rondan el 10%.

Según los agentes, el decomiso se ha convertido en la mayor incautación de oro de contrabando en Hong Kong -tanto en términos de valor como de peso- desde que comenzaron los registros en el 2000.