Cómo ducharse sin agua y esquivar las restricciones a la sequía en Cataluña con 4 técnicas

Cómo ducharse sin agua y esquivar las restricciones a la sequía en Cataluña con 4 técnicas

Estas son algunas de las distintas alternativas que se emplean en escenarios similares.

Imagen de una persona junto a una bañera.yaroslav astakhov via Getty Images

La Generalitat de Cataluña ha vuelto a establecer nuevas medidas para hacer frente al estado agravado de sequía de que se vive en la comunidad y que ya obligó a activar la alerta de emergencia en las áreas de Barcelona y Girona. 

En esta ocasión, el Govern ha aprobado un decreto que establece por primera vez un tope específico de consumo máximo para establecimientos turísticos, de 100 litros por plaza. Con todo, se han aliviado las restricciones en lo referente al llenado de piscinas. Se permitirán siempre que sean declaradas como refugios climáticos. Esta figura podrá incluir piscinas públicas y privadas abiertas a la ciudadanía.

Con todo, la máxima para el ciudadano de a pie sigue siendo la de favorecer un ahorro del agua y apostar por un consumo responsable de este recurso, cada vez más preciado en una situación grave y continuada de falta de lluvias.

Cuatro alternativas a la ducha con agua

Espacio Eco
Un proyecto de Espacio Eco

En otros países donde se han decretado restricciones similares, ya han demostrado ingenio para buscar alternativas a la ducha con agua de toda la vida. Es el caso de la capital colombiana, Bogotá, donde ante iniciativas de racionamiento de agua distintos ciudadanos han apostado por una serie de técnicas para reducir el consumo del líquido elemento, según recoge la cadena Pulzo.

  1. Baños secos: se trata de una técnica ancestral que comprende el uso de polvos y talcos especiales absorbentes de humedad, pero también de la suciedad. Deja la piel limpia sin que haya que emplear agua. 
  2.  Baños de vapor o con esponjas: otra buena forma de evitar el uso de agua en el aseo diario son estas modalidades basadas vapor de agua caliente y hierbas aromáticas, la primera, y en el empleo de esponjas con soluciones limpiadoras suaves, en el segundo.
  3. Toallitas húmedas: todo un clásico, pero es necesario advertir de primeras que no debes tirarla por el váter. Estas toallitas también pueden ser biodegradables, lo que es más recomendable. Refrescan y limpian la piel sin necesidad de agua.
  4. Aromaterapia: similar a los baños de vapor, consiste en la aplicación de aceites esenciales y aerosoles aromáticos.