La UCO señala contradicciones en los contratos con la empresa del 'caso Koldo' en Interior
guerra en ucrania
Finlandia se venga de Rusia

La UCO señala contradicciones en los contratos con la empresa del 'caso Koldo' en Interior

El Ministerio de Fernando Grande-Marlaska reconoce que Transportes realizó el pedido y que ellos lo abonaron

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el exministro de Transportes, José Luis ÁbalosEuropa Press via Getty Images

El contrato con Soluciones de Gestión, la empresa del 'caso Koldo', no cuadra a la UCO. Así se desprende del informe que forma parte del sumario del caso, al que ha tenido acceso El HuffPost.

El Ministerio del Interior compró 1.065.000 mascarillas por un importe de 3.479.355 euros (3,27 euros por unidad) a la citada sociedad el 27 de abril de 2020. Aparte de las trabas iniciales que tuvieron los agentes, en el informe que analiza el contrato de Interior se señalan varias incongruencias en la recepción de la llegada de mascarillas.

Tampoco se saben los motivos por los que se contrató a la empresa. Según se deduce en el propio informe, y tal y como contó este viernes este medio, hubo una reunión interministerial en la que el Ministerio de Transportes, entonces dependiente de José Luis Ábalos, ofreció una lista de sociedades con las que habían podido hacer acopio de material sanitario. Sin embargo, no hay nada más.

De hecho, es el informe en el que más piezas faltan dado que no hay información. La UCO ha investigado a Adif, Canarias y Baleares por sus contratos, pero es en Interior donde faltan más piezas por encajar.

En concreto, advierten a la Fiscalía Anticorrupción que hay fechas que no coinciden con respecto al día en el que se entregaron las mascarillas. La UCO sostiene que el documento que certifica que se han recibido las mascarillas es anterior a la fecha real en la que supuestamente llegaron.

“No quedan claros los hitos de tiempo en los que se produce la entrega de mascarillas, si se recepcionaron previamente a que la IGAE (Intervención General de Administración del Estado) comprobara el material, o porqué la fecha que aparece en el documento de certificación es anterior a la recepción de las mascarillas”, explican.

Según los documentos a los que tuvieron acceso la fecha en la que se firmó la recepción de mascarillas fue el 2 de junio de 2020. Se hizo digitalmente. Sin embargo, el 29 de mayo se indica que se entregaron 1.288.650 mascarillas. Nadie de la IGAE acudió a la recepción del material sanitario.

“Lo que llama la atención, es que el documento refleja como fecha de redacción del mismo el 6 de mayo de 2020, esto es, previa a la fecha de la recepción de las mascarillas, por lo que pudiera tratarse de una errata o de un documento preconstruido a fecha de recepción de las mascarillas”, sospechan los agentes. La teoría del error es la que se sostiene desde Interior ya que en el sello del tiempo de la firma digital, que es un rastro digital que indica que los documentos no han sido alterados, se puede ver como la firma es 2/6/20 y no antes.

Además, con respecto a los medios de pago, solo se ha localizado una factura comercial del 28 de abril de 2020, justo un día después de cuando se firma el contrato. No obstante, se puede ver como el importe es de 3.479.355 euros, cifra que coincide, pero no el precio unitario, que baja a 2,70 euros por mascarilla. Es decir, en la factura son 57  céntimos más baratas. Como consecuencia, se entregaron en total 1.288.650 mascarillas en dos lotes, 223.650 más de lo pactado incialmente.

Posteriormente, en el informe se señala que el Ministerio del Interior reconoce que contactó con el Ministerio de Fomento "para abastecerse de material sanitario ya que eran conocedores de que éstos habían logrado acceder a una línea de compra".

Fue Fomento el que "había acordado el suministro del material, y que era el Ministerio del Interior quien, a posteriori, habría de hacerse cargo del coste de ese suministro, y que esa fue la razón por la que contrató a la mercantil". Los agentes, sin embargo, no lograron certificar nada puesto que no se les dejó ver el acta de la reunión interministerial en la que se abordó el tema.