Cataluña instalará desalinizadora flotante en el Puerto de Barcelona y descarta los barcos

Cataluña instalará desalinizadora flotante en el Puerto de Barcelona y descarta los barcos

Confían en tener suficientes recursos hídricos como para descartar en un futuro los barcos de agua.

Desalinizadora de aguaGetty Images/iStockphoto

La Generalitat catalana impulsará una desalinizadora flotante en el Puerto de Barcelona que se activará en octubre, además de 12 móviles en la costa gerundense -parte de ellas ya activas en verano-, unas medidas que aportarán suficientes recursos hídricos como para descartar en un futuro los barcos de agua. 

Así lo ha explicado este jueves el conseller de Acción Climática de la Generalitat, David Mascort, y la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, después de la reunión de la Comisión Interdepartamental de Sequía del ejecutivo catalán, que ha analizado las medidas a adoptar frente a la situación de escasez de agua en Cataluña.

Este protocolo se activará "si no lloviera más de aquí a octubre", y contribuirá a la producción de 14 hectómetros cúbicos más de agua al año. Las 12 desalinizadoras se repartirán por la Costa Brava norte, 4 en Roses, otras 4 en la estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) y 4 en la playa de de Empuriabrava (Girona). Todo ello, para "dar servicio a los municipios de la cuenca del Muga."

Problemas con las piscinas privadas

Con la proximidad del verano y el problema de la sequía los municipios catalanes ven complicado aplicar el nuevo decreto de sequía del Govern. Este texto establece que las piscinas privadas, ya sean de comunidades u hoteles, solo se podrán rellenar si se llega a un acuerdo con el ayuntamiento para abrirlas como refugio climático. En la actual fase de emergencia que se encuentra Cataluña, está prohibido el rellenado de piscinas según dicho decreto publicado este miércoles en el diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC). 

La fuerza de nuestro futbol
Un proyecto de Santander

El texto autoriza "el rellenado de piscinas que hayan sido declaradas refugios climáticos, en las cantidades indispensables para garantizar la calidad sanitaria del agua, siempre que, mediante la aplicación de medidas de ahorro adicionales, como el cierre total o parcial de las duchas, se logren ahorros de agua equivalentes al volumen de agua empleado en el rellenado de la piscina".