INTERNACIONAL
08/08/2015 12:21 CEST | Actualizado 08/08/2015 20:31 CEST

Muere el padre del bebé fallecido en el incendio causado por colonos judíos

EFE

Ha sobrevivido ocho días a su hijo, pero no ha podido pelear más. Demasiado graves fueron sus heridas. Saed Dawawsha, padre del bebé palestino asesinado la semana pasada en un incendio en su casa provocado por colonos extremistas judíos, ha sucumbido hoy a sus heridas, según han informado medios locales como la agencia Maan.

Dawabsha, de 32 años, tenía quemaduras de segundo grado en el 80% de su cuerpo y estaba siendo atendido en el Centro Médico Soroka, en la ciudad israelí de Bersheva.

Su mujer, Rihan, de 27 años, también tiene quemaduras de tercer grado en el 90% y necesita respiración asistida, mientras que su otro hijo, Ahmed, de cuatro años, sufre quemaduras de segundo grado en el 60% del cuerpo. Ambos están en el hospital Tel Hashomer de Tel Aviv y su vida peligra.

Las limitaciones que la ocupación impone en Palestina no hacen posible que haya un hospital lo suficientemente avanzado en su zona y por eso los tres fueron trasladados al territorio vecino.

CONMOCIÓN Y DOLOR

En el ataque, en la madrugada del pasado 31 de julio y clasificado por las autoridades israelíes como "terrorismo judío", dos supuestos colonos radicales lanzaron contra su vivienda un cóctel molotov que incendió la casa de inmediato y mató al bebé Ali, de sólo 18 meses.

Los atacantes quemaron también otra casa vecina que por suerte se encontraba vacía en ese momento e hicieron pintadas racistas en hebreo y dibujaron la estrella de David fuera de la vivienda.

(Puedes seguir leyendo tras la galería...).

Photo gallery Muere el padre del bebé palestino quemado por colonos judío See Gallery

El suceso ha sacado de nuevo el dolor a flor de piel entre la población palestina, que tiene que soportar a más de medio millón de colonos en Cisjordania y el este de Jerusalén, según datos de la ONU. Dos menores de 17 años fueron tiroteados mortalmente por soldados de Israel en protestas posteriores a la muerte del bebé. Y el ataque también conmocionó a la sociedad israelí, que reaccionó concentrándose en plazas al día siguiente en Tel Aviv, Jerusalén y Haifa para mostrar su rechazo a la violencia extremista judía, actos a los que fueron algunos miles de personas.

Las autoridades israelíes condenaron el asesinato con dureza, mientras las palestinas responsabilizaron directamente al gobierno del conservador Benjamín Netanyahu por, a su entender, permitir durante años la impunidad de los ataques de colonos radicales contra la población palestina. También la comunidad internacional condenó los hechos e instó duramente a Israel a encontrar a los culpables, a hacer justicia y a frenar su política de asentamientos.

Netanyahu, en un gesto muy poco común, llamó al presidente palestino, Mahmud Abás, para transmitirle sus condolencias y pedirle luchar juntos contra el terrorismo.

La Policía israelí ha puesto en funcionamiento un número de teléfono de emergencias para que la población en el territorio palestino ocupado de Cisjordania pueda llamar para proporcionar posibles pistas que lleven a encontrar a los culpables pero, por el momento, no se ha anunciado ninguna detención. Tampoco se han dado a conocer redadas en las colonias cercanas a Duma, la villa donde se produjo el ataque. Sólo ha trascendido el arresto de un joven colono, líder de un movimiento religioso y nacionalista radical, con gran influencia en los asentamientos, pero al que no se relaciona directamente con el crimen.

Y ADEMÁS...

APRENDE A USAR TU DINERO