TENDENCIAS
13/12/2016 17:16 CET | Actualizado 10/03/2017 16:05 CET

Pesca sostenible: ¿la única alternativa?

PIXABAY

Antes de 2048, según un estudio de la revista de investigación Science, se habrá agotado el conjunto de las pesquerías mundiales. El dato, pese a su dramatismo, no sorprende. Actualmente más del 80% de los caladeros de la Unión Europea están sobreexplotados y, según la ONG para la conservación del medioambiente WWF, cada año mueren 300.000 tortugas marinas y 250.000 cetáceos como consecuencia de prácticas pesqueras excesivamente agresivas.

Esta sobreexplotación está dañando no solo a las especies, sino también destrozando los fondos marinos. Debido a la gravedad de la situación, las instituciones públicas están intentando gestionar la regulación para que las prácticas pesqueras sean más sostenibles. La FAO ha elaborado un Código de Conducta para la Pesca Responsable con unos principios que garantizan la biodiversidad de las especies de la zona de pesca sostenible, operar de una forma económicamente responsable y el consumo limitado de energía y productos químicos.

Desde la Unión Europea también se están renovando las leyes que gestionan la actividad a través de la PPC, la Política Pesquera Común, que busca que hasta 2020 se establezcan límites que permitan mantener las poblaciones de especies a largo plazo. La PPC reconoce el impacto de la actividad humana en los ecosistemas marinos y también incluye normas en relación a la acuicultura.

En los últimos años, tanto los productores como las instituciones y las ONG se han volcado para poner en marcha iniciativas que sirvan no solo para mejorar la situación, sino también para concienciar y educar a los ciudadanos de esta problemática.

RESERVAS MARINAS, ¿EL FUTURO?

Dentro de las muchas iniciativas y medidas que se pueden adoptar para fomentar la sostenibilidad de la pesca se encuentra la puesta en marcha de reservas marinas que garanticen una explotación sostenida de los recursos pesqueros. En caso de éxito las reservas garantizan una recuperación de las especies de la zona y de los caladeros de pesca tradicional más próximos.

En la actualidad en España existen diez reservas marinas, todas situadas en el Mediterráneo y las islas Canarias. Para fomentar este tipo de iniciativas y suplir la carencia de reservas en el norte de la península, WWF ha decidido poner en marcha, en colaboración con la Universidad de La Coruña y la cofradía de Lira-Carnota, la reserva pesquera Os Miñarzos. Situada en la confluencia entre las Rías Altas y las Rías Baixas, fue tremendamente castigada por la marea negra del Prestige y pretende servir como inspiración para que otras cofradías se sumen a este tipo de iniciativas.

EL ETIQUETADO CORRECTO

El Marine Stewardship Council (MSC) busca reconocer y premiar los modelos de pesca sostenibles y, por ese motivo, emite las eco-etiquetas azules que facilitan al consumidor la identificación de las pesquerías que llevan a cabo su actividad de forma respetuosa con el medioambiente. Todas las que lo deseen pueden solicitar la certificación del MSC y deben regirse por tres principios básicos para cumplir con el estándar que les permita identificar sus productos con las eco-etiquetas azules.

Estos principios son los siguientes y tocan todos los puntos que contribuyen a mantener una reserva pesquera como un ecosistema adecuado para estas prácticas pesqueras responsables. En primer lugar deben ser poblaciones sostenibles, es decir, mantener unos niveles de pesca que permitan a la reserva perdurar a lo largo del tiempo. Por otro lado es básico minimizar el impacto ambiental. Y por último contar con una buena gestión: las leyes que la regulan deben ser eficaces y estar preparadas para afrontar cambios.

CAMPAÑAS DE CONCIENCIACIÓN

Tanto instituciones públicas como distintas ONG se han volcado en fomentar iniciativas para mejorar la situación y concienciar a la ciudadanía sobre esta problemática. Desde WWF enfocan todos sus esfuerzos a través del programa Fish Forward, puesto en marcha en 2015, año del desarrollo sostenible, y que se prolongará hasta diciembre de 2017. El proyecto se financia con la colaboración de la Unión Europea y cuenta con la participación de once estados miembros entre los que se incluye España. Además, también han puesto en marcha una Guía de Pescado para el consumo responsable.

Desde Greenpeace, intentan resaltar el problema y los daños que causan al fondo marino los grandes barcos de pesca. A través del proyecto Stop Monster Boats, intentan dar voz a pescadores comprometidos con el medioambiente y denunciar las prácticas agresivas que alteran el ecosistema y el ciclo de producción.

Descubre más sobre sostenibilidad, visita Electrify the World, una iniciativa de movilidad inteligente de Nissan.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Etiquetado ecológico, ¿sabes qué significa?

- Estas son las ciudades más comprometidas con el planeta