Siete cosas que nunca debes dejar en un coche helado

Desde medicamentos a instrumentos musicales. Puede ser peligroso exponerlos al frío.

Los termómetros bajo cero también afectan a tu coche. El parabrisas se llena de hielo o escarcha, el motor se convierte en un hogar para gatos y la conducción tiene que ser diferente. Si hay placas de hielo en la vía, hay que ir en marchas largas, a baja velocidad y sabiendo qué hacer si atraviesas una.

También hay que vigilar qué se deja en el interior de los vehículos. Hay ciertos artículos que si se almacena en un coche helado no sólo pueden arruinarse, sino que pueden volverse peligrosos. Éstas son siete cosas que NUNCA deberías dejar en tu automóvil durante los meses más fríos de invierno.

1. Medicamentos

Si en tu lista de recados del día se incluye una parada en la farmacia, asegúrate de luego llevar los medicamentos a casa. Muchos deben conservarse entre 20 y 25 grados para que funcionen correctamente. Dejar que se enfríen demasiado, no sólo podría hacerlos ineficaces sino también puede volverlos dañinos.

2. Instrumentos musicales

Vas a tener que pensártelo dos veces antes de dejar la guitarra o el violín dentro del coche (para guardarla en casa entre clase y clase). Las temperaturas frías pueden hacer que los instrumentos musicales se contraigan, provocando varios problemas. En el mejor de los casos podrían desafinarse con más frecuencia, pero los instrumentos hechos de madera también son susceptibles de contraerse y agrietarse. Repararlos es muy caro. En algunos casos el agrietamiento puede ser demasiado severo y ya no tener solución.

3. Refrescos y cervezas de lata

No dejes la compra en el coche, las bebidas carbonatadas enlatadas se enfríen demasiado si se almacenan en el interior de un coche en pleno invierno. A medida que se congelan, el dióxido de carbono de su interior puede acumular presión y hacer que las latas exploten. El coche se acaba ensuciando seguro y, si hay alguien en su interior, puede haber incluso daños físicos.

4. Alimentos enlatados

Tampoco es buena idea dejar latas de alimentos dentro del coche. Igual que pasa con los líquidos, los alimentos dentro de una lata pueden aumentar de tamaño cuando se congelan. Esto puede hacer que la lata se hinche y se agriete, lo que haría que entrasen bacterias en su interior. La comida no tiene por qué echarse a perder. Si la lata está congelada, se puede guardar dentro de la nevera y que se descongele poco a poco antes de abrirla, explican desde el Departamento de Agricultura de EEUU (USDA). Si su olor o apariencia no son buenas, es mejor tirarlas y no arriesgarse.

5. Huevos

Este departamento explica que tampoco es una buena idea dejar los huevos dentro del coche. Cuando la clara se congela, puede expandirse y puede romper la cáscara. Una vez roto, no es seguro comer ese huevo. Pero incluso si no se ha roto, probablemente no sea sabroso. Se puede hervir, cualquier otro método de cocción daría como resultado una yema espesa y almibarada que no se mezclará con el resto del huevo.

6. Poca gasolina en el depósito

No es buena idea aparcar el coche en invierno cuando el piloto del depósito se haya puesto en rojo avisando de la falta de gasolina.

Es un mito que en pequeñas cantidades la gasolina se congela, pero en unas circunstancias así podrían generarse algunos problemas. La gasolina se vuelve espesa y pesada, lo que obliga a la bomba de combustible a trabajar más y eso puede acortar su vida útil. Además, es posible que cualquier agua o vapor en el sistema de combustible se congele y bloquee la línea de combustible.

El diesel tiene un punto de congelación más alto que la gasolina, así que hay que asegurarse de usar aditivos anticongelantes si el coche se aparca a temperaturas bajo cero. También hay que evitar conducir demasiado lejos con el depósito al mínimo si hace mucho frío, el aumento de la viscosidad del combustible pueden engañar al indicador de gasolina para que muestre un nivel más alto del que realmente hay allí.

7. El teléfono móvil o la tablet

Muchos saben que no se puede usar el teléfono o la tablet bajo un sol abrasador, de hecho Apple se apaga cuando el calor es extremo ya que éste puede dañar permanentemente la duración de la batería. Sin embargo, no es tan conocido que las bajas temperaturas también afectan a los móviles.

Fuera del rango de temperatura recomendada, de 0º a 35ºC, la batería del móvil o tablet se ven afectadas y pueden acortar temporalmente su vida útil e incluso apagarse.

No hay que si se dejan estos dispositivos en un coche helado: la duración de la batería vuelve a la normalidad una vez que la temperatura ambiente suba.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense del HuffPost y ha sido adaptado del inglés.

Colapso de carreteras por la nevada del temporal 'Filomena'