El experimento viral de una médico para demostrar que usar mascarilla no produce problemas de respiración

Que no te vengan con excusas...

Dicen algunos que les cuesta respirar con mascarilla y utilizan este argumento para salir a la calle sin este sistema de protección obligatorio frente al coronavirus. Sólo es una excusa. El uso de mascarilla puede ser incómodo pero no dificulta la respiración y en ningún caso produce hipoxemia (disminunción de los niveles de oxígeno en sangre). Para demostrarlo, sólo hay que echar un vistazo a este experimento compartido en Facebook por la doctora Megan Hall.

“He oído a mucha gente quejándose de que ‘no pueden respirar con la mascarilla’ o que no la quieren llevar porque ‘sus niveles de oxígeno caen drásticamente mientras la llevan’. También dicen que ‘una mascarilla no protege de respirar el virus’ y en la misma frase dicen que no quieren llevarla porque están ‘volviendo a respirar el dióxido de carbono exhalado’. No entiendo esta teoría: si crees que el virus pasa a través de la mascarilla y lo estás respirando, ¿cómo crees a la vez que tu CO2 exhalado se queda dentro de la mascarilla?”.

Excusas. La prueba está en este combo de cuatro fotos protagonizado por la doctora Hall. “Usé cada mascarilla durante cinco minutos y comprobé mi saturación de oxígeno y la frecuencia cardíaca usando un pulsioxímetro. Hay que tener en cuenta que antes de hacerlo había estado cinco horas usando la mascarilla quirúrgica”, escribe en la publicación compartida por más de 38.000 personas en cinco días.

  1. Oxímetro de pulso: 98% / FC 64
  2. Máscara quirúrgica: 98% / FC 68
  3. Mascarilla FPP2: 99% | FC 69
  4. Mascarilla FPP2 + quirúrgica:: 99% / FC 69

¿Alteraciones? Prácticamente ninguna. La saturación de oxígeno o nivel de oxígeno en sangre varía sólo un punto y en los cuatros casos está dentro de los niveles recomendados para una persona sana (95-100%). Por debajo del 90% sería cuando se podría producir lo que se llama hipoxemia.

La frecuencia cardiaca o pulso cambia un poco más, pero en ninguna circunstancia los valores son anormales. El pulso de una persona sana en reposo oscila en la horquilla que va de 60 a 100 pulsaciones por minuto.

“No hay un cambio significativo en mi saturación de oxígeno ni en mi frecuencia cardiaca en ningún escenario”, escribe. “Aunque puedas suponer un inconveniente para algunos, se puede respirar. Como médico, pido que se use la mascarilla para protegerse y proteger a aquellos que no la pueden usar. A menos que se esté boca abajo con una rodilla en el cuello, estoy segura de que siempre se puede respirar”.

Mascarillas para salir a correr