La Rusia ciudadana responde al desafío del Kremlin y se echa a la calle para homenajear a Navalni
ELECCIONES PAÍS VASCO
Abren los colegios electorales

La Rusia ciudadana responde al desafío del Kremlin y se echa a la calle para homenajear a Navalni

Miles de rusos anónimos han querido acompañar, desde la distancia y bajo fortísimas medidas de presión policial, el funeral y entierro del líder opositor muerto en la cárcel. Un total de 128 personas han sido detenidas.

Numerosos ciudadanos rinden homenaje a Alexéi Navalni durante su funeralOLGA MALTSEVA vía Getty Images

Era una prueba de fuego para los fieles a Alexéi Navalni y también para el régimen de Vladimir Putin. Pese a las trabas y hasta las amenazas de detenciones, miles de rusos se han echado a la calle por el funeral para rendir homenaje al líder opositor muerto en la cárcel hace ya dos semanas.

Durante toda la mañana, numerosas filas de ciudadanos han esperado a las afueras de la Iglesia del Icono de la Madre de Dios en el barrio de Mariino, al sur de Moscú, donde ha tenido lugar el oficio religioso, antes de llevar los restos del político y activista al cementerio de Borísovo.

El cordón policial ha sido inmenso. De hecho, las fuerzas de seguridad de Rusia han detenido a un total de 128 personas, entre ellas dos menores de edad. La ONG OVD-Info, especializada en seguimiento de detenciones, ha señalado que el mayor número de detenidos se ha registrado en Novosibirsk, con al menos 31 arrestos, así como en otros lugares, como Ekaterimburgo, con 19, y Moscú, con 17. También ha habido detenciones en Voronezh, San Petersburgo, Cheliabinsk, Astracán o Kazan.

Las autoridades habían advertido sobre las consecuencias de participar en actos no autorizados; sin embargo, ha pesado más el compromiso. "Navalni era la conciencia de la nación. Y aunque tengo miedo, he elegido la conciencia sobre el miedo y por eso estoy aquí", explica Svetlana, de 65 años, a la Agencia EFE.

Tanto junto al templo, donde está instalada la capilla ardiente, como en el cementerio, donde descansarán sus restos, se instalaron días atrás vallas metálicas y se desplegó un importante dispositivo policial. En las farolas del cementerio fueron colocadas además múltiples cámaras de vigilancia y otros dispositivos que pueden servir como inhibidores de señal de internet y telefonía móvil.

La celebración del funeral en pleno Moscú y con multitud de simpatizantes cerca ya era un triunfo para la familia y el entorno de Navalni. Durante días, el Kremlin ha presionado a su madre, Lyudmila Navalnaya, con "represalias" si no aceptaba un funeral y entierro secretos, algo a lo que esta se negó. 

La presión reconocida por familiares y cercanos a Navalni ha sido tal que hasta las empresas fúnebres se negaron a participar en el traslado de sus restos, como reconocía recientemente su portavoz, Kira Yarmish.

Los miles de seguidores de Navalni han esperado pacientemente con flores en manos la llegada del féretro y ha sido cuando el cuerpo del político era introducido en la iglesia cuando han roto en gritos con su nombre. Posteriormente, se pudieron escuchar proclamas pacifistas como "Tú no tenías miedo, y nosotros, tampoco" y "No a la guerra".

El funeral ha durado apenas 20 minutos y ha contado con la presencia de 300 personas, la mayoría familia y allegados, ya que la práctica totalidad de simpatizantes se ha quedado fuera, como detalla el diario Novaya Gazeta. Un rápido oficio tras lo cual ha sido llevado al cementerio de Borísovo para su entierro.

Navalni era la conciencia de la nación. Y aunque tengo miedo, he elegido la conciencia sobre el miedo y por eso estoy aquí
Svetlana, una de las asistentes al homenaje ciudadano

Entre las personalidades que acudieron a los funerales se encontraban Yevgueni Roizman, exacalde de la ciudad de Yekaterimburgo, en los Urales, así como algunos diplomáticos extranjeros, incluidos los embajadores de España, Estados Unidos, Alemania y Francia. Pero no son los únicos, ya que también se acercó Boris Nadezhdin, aspirante a la Presidencia rusa, vetado recientemente por la Comisión Electoral de este país.

En el caso del embajador español, Marcos Gómez, este ya estuvo presente en el homenaje ciudadano que se levantó en pleno centro de Moscú el mismo día que se informó de la muerte de Navalni en su remota prisión en el Círculo Polar Ártico.

La previa del funeral ha venido cargada de presión por parte del 'aparato' ruso, entre amenazas de castigos a quienes participasen en actos no autorizados; básicamente todo lo que no fuesen el funeral y el entierro.

"Queremos recordar que existe una ley que se debe cumplir: cualquier reunión no autorizada constituirá una violación de la ley", ha apuntado el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa diaria. Agregó que los que participen en reuniones no autorizadas serán castigados en conformidad con las leyes vigentes.

El portavoz del Kremlin tampoco ha querido evaluar la figura de Navalni como político o enviar un mensaje a la familia del opositor, algo que le preguntaron los periodistas durante la rueda de prensa. Otros medios, las agencias estatales, directamente ni han informado del funeral.

MOSTRAR BIOGRAFíA

Miguel Fernández Molina (Sabiote, Jaén, 1987) es periodista licenciado por la UCM. Trabajó ocho años en el medio digital 'Mundotoro' antes de llegar a 'El HuffPost', donde ejerce de responsable de cierre y escribe sobre deporte, internacional y política, entre otros campos.