BLOGS
14/01/2019 06:59 CET | Actualizado 14/01/2019 06:59 CET

¿He sufrido maltrato psicológico?

Alguna vez me han hecho sentir que si sufro algún tipo de maltrato psicológico soy un necio por no hacer algo al respecto.

Lo primero, ¿qué es maltrato psicológico? Según la Wikipedia:

"El maltrato emocional o psicológico se da en aquellas situaciones en las que los individuos significativos de quienes depende el sujeto lo descalifican, humillan, discriminan, someten su voluntad o lo subordinan en distintos aspectos de su existencia que inciden en su dignidad, autoestima e integridad psíquica y moral".

Llevándolo a un ejemplo de comportamiento más concreto, según muchos expertos (y por mi propia experiencia), la negación del diálogo cuando hay un problema en la pareja es un claro ejemplo de maltrato psicológico. Pero, ¿quién no ha sufrido eso en algún momento?

Es importante dejar claro que no lo justifico y este artículo es uno de condena. Un intento de comprenderme y comprendernos.

Una vez que acepto que casi todo el mundo pasa por algo de maltrato en algún momento, puedo intuir que es algo asociado al comportamiento humano de esta época. ¿Quiere decir esto que es natural o no cambiable? Por supuesto que no, pero necesitamos ayuda para detectarlo y aprender a controlarlo, en el caso del que lo ejerce, y a no tolerarlo en el caso de la víctima.

Es algo que empieza sutilmente y no es sencillo de manejar. Es el preludio de la violencia física pero, aunque también duele, no es tan fácil de distinguir.

Yo me he callado algunos días sin explicar (o saber) bien por qué y también he sufrido que no me hablaran durante días viviendo bajo el mismo techo. Lo he hecho y lo he soportado y en ambos casos no he sabido cómo afrontarlo ni cómo pararlo.

El "amor" (y no sé si poner comillas o no, o si faltan muchas más comillas) te hace aguantar muchas actitudes que desde fuera aconsejarías no aguantar. He dicho "amor" y lo mismo era dependencia; física, emocional, hormonal, química, nómbralo como tú quieras.

La violencia psicológica es sutil, no hay una "hostia" que te haga decir: "hemos llegado donde nunca tendríamos que llegar".

Quiero pensar que ni el ejercerlo me convierte en el gran demonio, ni el aguantarlo si lo recibo me convierte en el gran gilipollas. Pero como sociedad fallamos a unos y a otros si no enseñamos a detectarlo y controlarlo.

Sabemos qué es la violencia física. Es sencillo de explicar que nunca se puede pasar esa barrera. Aunque muchos, gracias a la hegemonía heteropatriarcal, la traspasan y son capaces de autojustificarse. Pero la violencia psicológica es sutil, no hay una "hostia" que te haga decir: "hemos llegado donde nunca tendríamos que llegar". Y, si la dependencia y el miedo hacen que algunas víctimas de violencia física machista la toleren o la justifiquen, podemos imaginar el porcentaje de personas que toleramos la violencia psicológica.

La violencia psicológica es algo gradual que va creciendo y la detección temprana es vital para evitar el sufrimiento.

Últimamente muchas campañas de violencia machista nos ayudan a entender qué comportamientos no hay que tolerar. En los casos claros de maltrato psicológico se dan muchos de estos comportamientos y eso nos permite quitarnos la venda más fácilmente. Claro, que no es lo mismo quitarse la venda que enseñarla a todo el mundo y conseguir quemarla. Este es un repaso rápido a algunas de las señales que te pueden ayudar a descubrir una patología de maltrato psicológico:

  • Anteponer siempre sus necesidades a las tuyas.
  • Hacerte sentir que no vales.
  • Sentir que no puedes ser como eras y que siempre vas cediendo.
  • Necesidad de controlar el dinero, la ropa, tus horarios o entre otras cosas las relaciones sociales y familiares.
  • Reacciones desmesuradas que hacen que no te atrevas a expresar tus opiniones sobre la pareja.

Pero, ¿qué pasa con los puntos intermedios? ¿Qué pasa cuando no sabes si llevas o no una venda? ¿Cómo darte cuenta de que estás avanzando hacia ese punto? ¿Dónde está el límite entre una simple discusión de pareja y una en la que ya hay un componente de poder?

A veces me da por pensar, ¿es la incomodidad una buena medida? ¿En cuanto me sienta incomodado hay que atajarlo? ¿Y si me equivoco? ¿Qué otras formas podrían existir para detectarlo?

Para concienciar y explicar ejemplos, todas las campañas que nombraba son necesarias pero ya no solo en la pareja.

¿Cuánta violencia psicológica se ejerce en la familia? ¿Cuánta en el colegio? ¿Cuánta entre amigos? La aprendemos, la mamamos, la vemos, la ejercemos, la recibimos.

¿Somos todos susceptibles de ser víctimas y verdugos?

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs