Martes 13: el origen del mito de la mala suerte

Martes 13: el origen del mito de la mala suerte

La religión, el tarot y ciertos acontecimientos históricos explican por qué este día tiene unas connotaciones tan negativas.

Gato negroGetty

Martes 13, día de mala suerte. Es una frase que más de una vez habrás escuchado y que representa el mal para todos los supersticiosos. "Martes 13, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes", dice la leyenda.

Para muchos es un día habitual, una jornada laboral en la que no hay que hacer nada extraordinario. Pero los que creen más en la superstición sí que cumplen una serie de rutinas para que no les pase nada malo: evitar pasar por debajo de una escalera, no abrir el paraguas en ningún espacio cerrado, no cruzarse con ningún gato negro y llevar algo rojo para orientar a los malos espíritus.

No obstante, no hay ningún fundamento ni estudio científico que avale la mala suerte que rodea a este día. Tiene mucho más de mito que de realidad, pero la duda que puede surgir es el por qué este día está bautizado como tal y a qué se debe tantos símbolos y teorías en relación a esta creencia.

¿Por qué el número 13 se asocia con mala suerte?

El origen de esta relación entre el martes 13 y la mala suerte podría ser religiosa. Una de las primeras teorías, más en relación con el número, se remonta a la última cena de Jesucristo, a la que asistieron los doce apósteles y Jesucristo. Casualmente, Judas era el el décimo tercer apóstol y el que les traicionó.

La cuestión de las cenas también es el hilo conductor de otra leyenda que fortalece esta creencia. En los países escandinavos, Loki, el espíritu del mal y la pelea, fue el comensal nº 13 en una cena de dioses en el Walhalla que también acabó en tragedia.

Así, la religión tiene mucho que ver con las connotaciones negativas que se asocian al número 13, pero no son las únicas. El tarot también ha aportado su granito de arena para la reproducción de este mito, dado que la carta número 13 se reserva a la muerte. La llamada Arcano XIII es muy ilustrativa, y es que en ella aparece un esqueleto cortando la cabeza de un niño y un rey. Con ello se quiere hacer ver que la muerte le llega a todo el mundo, independientemente de su edad y condición.

¿Y qué ocurre con el martes?

En lo que respecta al martes, la relación entre este día de la semana y el mal la explica la astrología. Martes procede de Marte, el nombre del dios de la guerra, la destrucción y la violencia en la mitología griega, bautizado también como "el pequeño maléfico".

Los martes también son los predilectos de las brujas y la hechicería, dado que consideran a este y al viernes los días de la semana en los que los espíritus están más próximos.

Sumado a ello, ya desde la Edad Media, el martes empezó a cosechar comentarios negativos por los hechos que sucedieron en este día de la semana. Un martes, concretamente el martes 29 de mayo de 1453, se produjo la caída del Imperio Romano de Constantinopla, desatando una gran crisis entre la comunidad cristiana, en una jornada en la que murieron cientos de soldados. Los historiadores relatan que ese día se sucedieron lluvias torrenciales que impidieron a los navíos y, por ende, a los soldados, llegar al puerto de la ciudad.

Así, tras muchos siglos después, esta fecha, conocida mundialmente como el día de la mala suerte, está instaurada en la sociedad. Solo que hay que ver como cientos de edificios no cuentan con una planta 13 -la denominan 12+1 en algunos casos- para evitar que se sucedan los malos presagios.

Sin embargo, la realidad es que no hay nada que temer y lo más importante es disfrutar del día como si de cualquier otro se tratase. ¡Feliz martes 13!

También te puede interesar...