guerra ucrania
Rusia amenaza a Gibraltar

rubalcaba

Un "road show" para la abstención

Un "road show" para la abstención

Si hoy es lunes, al PSOE le quedan cinco días y 120 horas para formalizar la abstención. El mal menor. Si todo sale como espera la gestora que preside Javier Fernández, el domingo habrá caído el tercer "no" de Pedro Sánchez. El PP tendrá la investidura que quería, y Rajoy serias dificultades para gobernar como lo ha hecho hasta ahora.
Cuando el liderazgo emerge de la conspiración

Cuando el liderazgo emerge de la conspiración

Las posiciones de cada cual empiezan a asomar ya en el PSOE, y no apuntan nada nuevo, salvo que el nombre de Susana Díaz se ha caído como favorita de hasta quien ha sido su principal valedor en los dos últimos años, el mismísimo Zapatero. El ex presidente regresa hoy a Madina como si nunca se hubiera ido de su lado ni le hubiera traicionado con Sánchez, de quien luego abjuró para alistarse al "susanismo".
Mentiras

Mentiras

La lectura de los periódicos en estos últimos días me ha devuelto a mis años en el Ministerio del Interior. El movimiento 15M ha cumplido cinco años, y con ese motivo se han recuperado imágenes, se han expuesto análisis y se han atribuido paternidades. Pasados cinco años a nadie del PP se le ha ocurrido reiterar lo que algunos de sus más procaces portavoces difundieron aquéllos días: que el 15M lo había montado yo.
La apoteosis de la unidad

La apoteosis de la unidad

Estaban todos. Los de ayer y los de hoy. Los detractores y los partidarios. La apoteosis de la unidad. Cuando el PSOE, a un mes de las elecciones, siente en la nuca el aliento de Podemos, no hay otra que defender las esencias, reivindicar la historia, apelar al orgullo colectivo y dejarse de intrigas. En público, al menos. En privado, se escucha de todo y por su orden de esta "gran ceremonia de la hipocresía" y de lo que puede o no ocurrir la misma noche del 26 de junio.
Las claves de la semana: Salvemos al PSOE

Las claves de la semana: Salvemos al PSOE

Apenas queda mes para las elecciones y Pedro Sánchez lo tiene francamente difícil. Y como tanto el PP como Podemos intentarán polarizar al máximo la campaña para achicarle el el espacio al secretario general socialista, ha decidido hacer lo que no ha hecho en dos años, lanzar un SOS a todo el PSOE, incluidos sus mayores críticos.
Las claves de la semana: El PP entra en modo pánico

Las claves de la semana: El PP entra en modo pánico

Que no hay manera, oiga. Sale del plasma, pasea por las calles de España, se toma cañas en los bares, responde dos preguntas en rueda prensa... Pero nada. El hombre no levanta cabeza. El PP catalán se descalabra, Albert Rivera le roba la bandera de la unidad de España, salen a la luz nuevas tropelías de Rato y, por si fuera poco, va Aznar y le propina un zasca: "Que no te enteras Mariano, que van cinco avisos y no haces caso, que en diciembre nos la pegamos".
Susana Díaz hace "un Chacón"

Susana Díaz hace "un Chacón"

Pedro Sánchez ha logrado ganar tiempo y a Susana Díaz no le queda otra que replegarse a los cuarteles del sur hasta las generales. El repliegue parece táctico, y emula a los que antaño hizo Carme Chacón de dar un paso atrás para tomar impulso: en el horizonte no se ve tregua entre Sánchez y Díaz por más que se empiecen a oír ecos de un pacto de no agresión.
De Sánchez y el llanero solitario

De Sánchez y el llanero solitario

El 24-M es un Rubicón que el liderazgo de Pedro Sánchez pasará o no en función de cómo se lean los resultados. Su equipo confía en mantener la segunda posición del tablero, pero también son conscientes de que eso no les bastará para calmar la ansiedad de algunos cuadros dirigentes. De ahí que aspiren a ser primera fuerza en Extremadura, Asturias y quizá Canarias, y a mantener la segunda posición con posibilidades de gobiernos de coalición en Castilla-La Mancha, Aragón, Baleares y Valencia. Más allá de la dirección federal, los pronósticos no son tan halagüeños.
Sánchez y el misterio de la llama que nunca se apaga

Sánchez y el misterio de la llama que nunca se apaga

Pedro Sánchez, que lleva camino de convertirse en "Pedro el breve", tiene asumido ya dos hechos que serán irrefutables tras las elecciones de mayo: uno, que el resultado de las municipales y autonómicas le será imputado y dos, que en el caso de mantener su propósito de presentarse a las primarias, tendrá adversario/a. Susana Díaz hoy está empeñada en reconstruir un socialismo a la deriva.