El PNV gana por 27.000 votos a Bildu y podría gobernar con el apoyo del PSOE

El PNV gana por 27.000 votos a Bildu y podría gobernar con el apoyo del PSOE 

Jeltzales y abertzales empatan en la primera plaza en número de escaños (27). Sumar entra con un representante, Vox mantiene su diputado y Podemos desaparece.

El candidato a lehendakari del PNV, Imanol Pradales, ofrece una rueda de prensa este domingo en Sabin Etxea, la sede del PNV en Bilbao.EFE/Luis Tejido

El PNV sigue siendo la fuerza imbatible del País Vasco. Los jeltzales se han impuesto este domingo en las elecciones en Euskadi celebradas este domingo 21 de abril, las más reñidas que se recuerdan en democracia. Pese a que las encuestas auguraban un vuelco electoral a favor de Bildu, lo que hubiera sido la primera victoria electoral en la región de los abertzales, el candidato Imanol Pradales ha logrado mantener a su formación como el partido hegemónico, ganando en votos y empatando por la primera plaza en escaños.

Al 99.50% escrutado, el PNV ha logrado 27 escaños y 368.000 votos, los mismos representantes que Bildu pero 27.000 votos más. Eso sí, Pradales ha empeorado el resultado de Urkullu en 2020, al bajar de 31 escaños a 27. Pese al retroceso, es prácticamente seguro que el PNV controlará la lehendakaritza al sumar mayoría absoluta con el PSOE, la fuerza en la que se ha apoyado durante la anterior legislatura. De esta manera, Pradales se convertirá en junio, a sus 49 años cumplidos este domingo, en el octavo lehendakari de la historia. 

"El PNV ha ganado estas elecciones", ha subrayado Ortuzar en una comparecencia en la sede del PNV en Bilbao tras los resultados. Por su parte, Imanol Pradales ha agradecido el resultado de las urnas asegurando que "ha quedado clara la pluralidad del pueblo vasco". "Esa realidad hay que respetarla y fomentarla", ha explicado.

Sin confirmar al PSE como socio, ha asegurado que su partido se debe "a la sociedad vasca". "La pelota está en nuestro tejado", indicaba asegurado que van a "trabajar de manera modélica y con toda responsabilidad" con cargos en el Gobierno de "experiencia contrastada". "Daré todo por Euskadi", ha concluido.

PERFIL: Imanol Pradales, el 'timonel' vasco con ocho apellidos españoles que apunta a lehendakari

Bildu se ha quedado, por su parte, a muy poco de la 'machada'. La formación abertzale, que soñaba con hacer historia y ganar por primera vez las elecciones en el País Vasco, ha logrado una súbita subida de seis escaños con respecto a los comicios de 2020 y ha empatado en número de representantes con el PNV. Ha sido también la fuerza más votada en dos de las tres provincias de Euskadi: Guipúzcoa y Álava. 

Otxandiano ha señalado que tras estos resultados "históricos", "el cambio está en marcha y es imparable". Entre gritos de "Jo ta ke irabazi arte" (darle hasta ganar) y en favor de la independencia, Otxandiano ha comparecido ante las decenas de militantes que se han dado citado en el mercado del Ensanche de Bilbao.

Otegi, también presente en la fiesta, ha advertido de que está en juego el escaño número 28 por unos "pocos votos en Gipuzkoa". "Hemos ganado en Vitoria, en Álava, hemos cumplidos todos los retos. Esto es la fuerza de la izquierda independentista", ha exclamado.

"El trabajo que hemos hecho ha dado sus frutos, estamos orgullosos, y mañana al tajo. Las siguientes son las elecciones europeas, para ser la primera fuerza en Euskadi y Navarra", ha manifestado.

Paradójicamente, en un momento en el que la independencia se queda en mínimos en el País Vasco, las dos fuerzas soberanistas consiguen su mejor resultado electoral. PNV y Bildu suman 54 escaños, el 72% del total. Y en votos, el 67%. Mientras, fuerzas estatales como PSOE y PP se mantienen en un segundo plano.

Y eso que los socialistas se resarcen de su desastre en las gallegas y se da un respiro al lograr dos escaños más en estos comicios. La erosión producida por la ley de amnistía en un contexto nacional no pasa factura en Euskadi y los socialistas, con Eneko Andueza como candidato, también ganan 24.000 votos. Una buena noticia para Pedro Sánchez a tres semanas de las elecciones catalanas, donde los socialistas aspiran a un decisivo triunfo electoral. Además, muy probablemente, volverá a ser aliado de Pradales en el nuevo gobierno del País Vasco haciendo valer sus 12 representantes para lograr la mayoría absoluta. 

Visiblemente contento, Andueza ha valorado haber obtenido "un extraordinario resultado" gracias a esos dos escaños más y  ha anunciado que los socialistas vascos decidirán "con responsabilidad" para "responder a la mayoría de la sociedad vasca que quiere una política que se olvide de mitos y de aventuras".

[Pactómetro: ¿reeditarán PNV y PSE el Gobierno? ¿Qué pasará con EH Bildu?]

Sensaciones agridulces en el PP

Mientras, el PP se contenta con la subida de un escaño en Álava, lo que le deja con siete representantes, su tercer peor registro en unos comicios en Euskadi. Lejos quedan los 19 escaños de Jaime Mayor Oreja en 2001 o los 16 de Carlos Iturgaiz en 1998. El ascenso imparable del PP con Alberto Núñez Feijóo en las andaluzas o las gallegas no encuentra respuesta entre el electorado vasco, una asignatura pendiente para Génova.

“Salvamos la noche y a medias", asegura un barón territorial a El HuffPost tras conocer el recuento definitivo. “No ha sido nuestra mejor noche. La prioridad son catalanas, dónde vamos a subir mucho, y principalmente europeas”, señala.

Otros barones del PP lamentan que el "mensaje" de su partido no cale en País Vasco. “Lo más relevante es que el PSOE suba, después de todo. Hemos tenido una campaña desinflada”, asegura otro.

La sensación general entre los barones del PP es que sorprende el resultado del PSE y que Vox mantenga el escaño, más allá de que Bildu "esté ya blanqueada completamente". "Si el PSOE apoya al PNV con los mismos escaños que Bildu, eso no lo olvidarán los abertzales y le harán putadas a Sánchez en el Congreso", augura uno.

El PP aspiraba a 'robarle' a Vox su escaño por Álava, pero los de Abascal mantienen su representación pese a que las encuestas lo ponían en duda. De hecho, Vox ha ganado en estos comicios unos 500 votos en esta provincia con respecto a 2020, apoyos decisivos para sobrevivir tras la debacle en las generales y en las gallegas. Abascal, elegido en enero como presidente de Vox para los próximos cinco años, toma aire tras una cadena de fracasos que habían puesto en duda su liderazgo. 

Pese a amarrar el escaño, Abascal ha señalado que no es un día "para dar saltos de alegría" porque "ETA y el partido separatista vasco" han ganado las elecciones y los españoles las van perdiendo. Sin embargo, el líder de Vox cree que su partido  ha vuelto "a poner una pica en un Parlamento difícil" y en una tierra "complicada" en la que todavía "no hay libertad" y "hay miedo".

Sumar sobrevive; Podemos desaparece

Todo lo contrario ocurre en Sumar y Podemos, donde los desastres no dejan de sucederse. La fuerza de Yolanda Díaz salva por la mínima la contienda al conseguir un escaño en Álava, provincia en la que el cabeza de lista era Jon Hernández Hidalgo y no su candidata a lehendakari, Alba García. 

La propia dirigente ha admitido que estos han sido, para Sumar, unos comicios "muy complicados y polarizados" y ha garantizado a quienes han votado "a todas las fuerzas progresistas" que trabajarán para conseguir un giro a la izquierda.

Mientras, Podemos desaparece de otro parlamento autonómico al quedarse fuera tras sumar seis escaños en 2020. Los de Miren Gorrotxategi han perdido casi el 60% de votos en estos comicios y acentúan la debacle de Podemos desde las autonómicas y municipales del pasado año. Un mal augurio a las puertas de las elecciones europeas del 9 de junio, donde la fuerza morada se juega el 'ser o no ser' con Irene Montero como principal candidata. 

La coordinadora general de Podemos Euskadi, Pilar Garrido, ha reconocido los "malos resultados" y ha afirmado que asumen el "duro golpe", al tiempo que ha defendido que seguirán "trabajando", porque su proyecto es "muy importante para el futuro de este país".

Espacio Eco
Un proyecto de Ecoembes

"No hemos conseguido llegar a obtener la confianza que queríamos para seguir empujando nuestro proyecto, pero también sabemos que, como pasa en la vida, que hay que saber ganar y también hay que saber perder. El camino sigue", ha afirmado.

MOSTRAR BIOGRAFíA

Licenciado en periodismo por la Universidad Carlos III. Actualmente, es redactor de política en El Huffington Post, tras nueve años como coordinador en ABC, cuatro como director digital en el grupo COPE y seis meses en Mediaset. Puedes contactar con él en javier.escartin@huffpost.es