Pradales se erige en futuro lehendakari y escapa del enfrentamiento total entre Andueza y Bildu... con ETA ausente del debate

Pradales se erige en futuro lehendakari y escapa del enfrentamiento total entre Andueza y Bildu... con ETA ausente del debate

El candidato del PNV, templado pese a la agresión sufrida horas antes, se abre a hablar "con todas las fuerzas", mientras Pello Otxandiano evita cualquier referencia a la polémica por su renuncia a llamar "terrorista" a la banda terrorista ETA.

Los siete candidatos, en el plató de ETBEuropa Press via Getty Images

De golpe, la campaña cambió su sino. Bastó una mención a la banda terrorista para que la campaña reventase su dimensión, hasta ahora relativamente tranquila. La negativa de Pello Otxandiano, candidato de EH Bildu, a considerar terrorista a ETA ha cambiado el tono en una jornada que trajo otro momento clave, la agresión a Imanol Pradales a la salida de un mitin. Un ataque con spray pimienta que le obligó a pasar por el hospital de urgencia durante minutos y trajo la obligada condena del resto de fuerzas, reeditada delante de las cámaras.

Sin embargo, del 'barro' que se preveía en el plató de EiTB, en el primer debate entre todos los candidatos (sin sustitutos), la política volvió a resistir. Sin llegar al tono suave, casi blanco de la semana pasada, ausentes entonces los dos grandes favoritos, este martes PNV, EH Bildu, PSE, PP, Podemos, Vox y Sumar han planteado argumentos de un modo fluido y respetuoso... dejando aparte incluso a ETA, que prácticamente no ha salido en toda la larga sesión televisiva...

... Para fortuna de Pello Otxandiano, cabeza de lista de EH Bildu y posible primera fuerza el 21 de abril según las últimas encuestas. Tras horas de vértigo en el partido de Arnaldo Otegi por las palabras lanzadas en la Cadena SER, su candidato ha tratado de ofrecer una alternativa "progresista", aunque ha acabado bastante arrinconado por el presidencialismo de Imanol Pradales y la omnipresencia del gran animador del debate, Eneko Andueza.

Ajeno al enfrentamiento más personalista —y por momentos tan propositivo que parecía oposición—, el PNV ha querido presumir de lo ya logrado, prometiendo 'más' y planteando la dicotomía o nosotros o el caos frente a los mensajes críticos y la "pulsión de cambio" de Bildu. Mientras, el PSE ha vuelto a sacar pecho de su rol estos años tanto en Madrid como en sus competencias en el Gobierno vasco. 

Los tres han sido los grandes protagonistas de la noche, mientras el PP buscaba su hueco de 'derecha moderada' aunque más desubicado que las citas previas, Vox intentaba entrar en debate con quien fuera y Podemos y Sumar luchaban otra jornada más por abanderar el voto progresista no soberanista. Los tres últimos siguen en el alambre de si entrarán o no al Parlamento, a juicio de todos los sondeos, dudas que se evidencian.

Calmado pese al ataque sufrido, Pradales se ha hecho fuerte contra lo que ha denominado un "seis contra uno", situando al PNV como espejo del resto de fuerzas, en un debate que ha marcado numerosos enfrentamientos entre las dos opciones reales de Gobierno, jeltzales y abertzales, especialmente en materias económica y de políticas sociales.

No obstante, ese "seis contra uno" ha sido más puntual que constante, porque la 'arena televisiva' se ha convertido en más ocasiones en un "dos contra uno", ejercido por el PNV y el PSE contra EH Bildu. Por momentos superado por el tono presidencialista de Pradales— único candidato que se ha referido a sí mismo como "futuro lehendakari"— Otxandiano ha tratado de vender "perspectivas" más que "propuestas" para mostrar la evolución "a peor" de la región y la necesidad de un cambio que viene demandando en toda la campaña.

Andueza, en todo momento

Contra su discurso también se ha levantado Eneko Andueza, que, omnipresente, ha tratado de tumbar su "exceso de radiografías, sin medidas", algo en lo que ha incidido en numerosas ocasiones, con evidente facilidad de palabra. Pero el verdadero debate entre ambos se ha dado en materia de autogobierno, acusando a la mano derecha de Arnaldo Otegi de "contarle rollos a la ciudadanía".

Mientras Otxandiano reclamaba la necesidad de "un nuevo estatus político pactado con Madrid", el aspirante socialista ha rechazado lo que considera la "deriva separatista", en un tenso ida y vuelta de varios minutos, mientras Pradales se limitaba a defender un mayor autogobierno de manera sucinta... y el resto de participante intentaba encontrar su sitio.

Pradales llamará "a todos"... Bildu también, excepto a la "derecha reaccionaria"

Al filo de la medianoche llegaba el previsible plato fuerte... que no lo ha sido tanto, el juego de alianzas, vetos y la fotografía surgida de las urnas del 21 de abril. Reiterado el veto del PSE "a cualquier candidato de Bildu", ha sido Pradales quien ha llamado a un contacto "con todas las fuerzas de este país", afeando a los abertzales que nadie quiere pactar con ellos por "suspender la asignatura de ética", en velada crítica por su negacionismo etarra.

Otxandiano, por su parte, también ha hecho un llamamiento al futuro entendimiento "con todos menos la derecha reaccionaria", dando pie al último choque con Vox, mientras PP, Podemos y hasta Sumar dejaban entrever sus dudas sobre la "palabra" del PSOE en materia de pactos.

La fuerza de nuestro futbol
Un proyecto de Santander

La palabra, precisamente ha sido la gran protagonista de una noche en la que la política ha vuelto a superar muchas trabas en el País Vasco. Quedan ya poco más de cuatro días para que las urnas se abran, pero a la campaña le quedan muchas batallas (políticas, por fortuna) por afrontar.

MOSTRAR BIOGRAFíA

Miguel Fernández Molina (Sabiote, Jaén, 1987) es periodista licenciado por la UCM. Trabajó ocho años en el medio digital 'Mundotoro' antes de llegar a 'El HuffPost', donde ejerce de responsable de cierre y escribe sobre deporte, internacional y política, entre otros campos. Puedes contactar con él en miguel.fernandez@huffpost.es