Vox congrega en Madrid a los principales líderes de la extrema derecha europea

Vox congrega en Madrid a los principales líderes de la extrema derecha europea

El partido presentará su programa a las elecciones europeas con la compañía de Viktor Orban, Marine Le Pen o Giorgia Meloni, aunque el principal reclamo es Javier Milei, el presidente de Argentina.

Europa Viva 24, el evento de Vox.EFE/Rodrigo Jiménez

El politólogo neerlandés Cas Mudde comenzó a interesarse por los movimientos de extrema derecha en el año 1982, “cuando un partido pequeño no particularmente extremista entró en el Parlamento holandés”. Mudde, ahora ya un experto en los partidos ultra, divide el auge de la ultraderecha en cuatro fases: la primera, tras la Segunda Guerra Mundial; la segunda, con el populismo de derechas de 1950 y 1960; la tercera, entre 1980 y los años 2000, con el nacimiento de partidos como el Front Nacional en Francia o el Vlaams Blok flamenco; y la cuarta ola tiene su comienzo en el año 2000, cuando las ideas de estas formaciones comienzan a tener encaje y ser aceptadas. La cuarta ola representa, en definitiva, la normalización de la extrema derecha. Una normalización que, según las encuestas, confirmarán las próximas elecciones europeas.

Según un análisis del Barcelona Centre for International Affairs, “si los comicios de 2019 determinaron el fin de la gran coalición que, desde los orígenes del Parlamento Europeo, había garantizado a socialdemócratas y democristianos una mayoría de escaños en el pleno de Estrasburgo, ahora el gran interrogante está en saber dónde quedarán los límites de la derechización de la UE”. En la misma línea, el Consejo Europeo sobre Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés) pronostica “un importante viraje a la derecha en muchos países”. “Es probable”, dicen, que la extrema derecha “encabece las encuestas en nueve países miembros y queden en segundo o tercer lugar en otros nueve”.

En este contexto, los ultras llevan unos meses de gira por Europa. Compartieron escenario en la sucursal húngara del CPAC de Donald Trump, en la conferencia ‘Make Europe Great Again’ en Bucarest, ambas celebradas en abril, y este fin de semana lo hacen en Madrid, en el marco del evento Europa Viva 24 que organiza Vox y al que asisten, entre otros, Javier Milei, Giorgia Meloni, Viktor Orban o Marine Le Pen. Un evento, según el partido de Santiago Abascal, para “sacudir a los zurdos en directo.

El acto cuenta con la presencia, incluso, del ministro para la Diáspora y Lucha contra el Antisemitismo de Israel, Amichai Chikli, que compartirá evento con personas cuyos referentes son hasta defensores del holocausto. En su país, de hecho, el conocido periódico Haaretz ha destacado este extremo, recordando que el evento al que acude Chikli está dirigido “por un partido que fue rechazado por Israel por dar la bienvenida a sus filas a neonazis y negacionistas del Holocausto”.

La participación de los principales líderes de la extrema derecha invitados será esta mañana, aunque el líder Argentino, Javier Milei, ya avanzó este viernes por la noche la línea de las intervenciones: “En lugar de estar preocupados por las diferencias que podemos tener en este lado de la vida”, aseguró Milei, “no dejemos que el lado oscuro, negro, satánico, atroz, espantoso, cancerígeno que es el socialismo, nos gane”. 

El presidente de Argentina, Javier Milei, saluda al líder de Vox, Santiago Abascal (d), durante la presentación de su libro, este viernes.EFE/Borja Sánchez-Trillo

Tras la pseudo crisis diplomática entre España y Argentina generada tras unas palabras del ministro de Transportes, Óscar Puente, a pesar de que acuden figuras de la extrema derecha europea como Orban o Meloni, el gran reclamo de Vox es Javier Milei, a quien consideran “un ejemplo a seguir”. “Está mejorando la economía argentina”, comentó este sábado Jorge Buxadé, el candidato de Vox para Europa pese a que la inflación interanual del país se encuentra en el 289,4%.

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

Europa Viva es el tercer evento de este tipo que organiza Vox después de dos versiones de lo mismo en 2021 y 2022. Los discursos, desde entonces, no han variado demasiado y responden al diccionario trumpista habitual, en esta ocasión centrado en Europa con las elecciones del 9 de junio como telón de fondo. Buxadé juntaba ambos conceptos este sábado durante el inicio de la convención: “Europa se ha rendido al globalismo woke”, dijo, unas palabras que volverán a escucharse este domingo en un escenario en el que compartirán espacio un ministro judío con Viktor Orban, quien llegó a afirmar que Europa “no quería ser una raza mezclada que se junte con no europeos”, una declaración que condenó el Comité Internacional de Auschwitz al recordar “los tiempos oscuros de su propia exclusión y persecución”.