Las máquinas oncológicas de Amancio Ortega se llenan de polvo

Las máquinas oncológicas de Amancio Ortega se llenan de polvo

Las máquinas de protonterapia donadas siguen sin instalarse en los hospitales designados.

Amancio Ortega y una máquina de protonterapia

La Fundación Amancio Ortega destinó 280 millones de euros en octubre de 2021 para la adquisición de diez aceleradores de protones, conocidos como máquinas de protonterapia, destinadas a combatir el cáncer en diversas comunidades autónomas de España.

La protonterapia, una técnica novedosa en el ámbito de la radioterapia, se distingue por su capacidad para administrar radiación de manera más localizada, minimizando así los efectos secundarios y reduciendo la exposición del tejido sano a los tratamientos. Este enfoque promete ser especialmente beneficioso para los pacientes pediátricos y aquellos con tumores de difícil acceso.

Sin embargo, a pesar del anuncio de esta donación histórica, el proceso de implementación de las máquinas oncológicas no termina de completarse. Casi tres años después, ninguna de las diez máquinas está operativa en los centros hospitalarios designados para albergarlas, repartidos entre Galicia, Cataluña, País Vasco, Madrid, Andalucía, Valencia y Canarias.

Las complejas obras necesarias para la instalación de estas tecnologías, que incluyen la construcción de búnkeres de hormigón armado y la garantía de un suministro energético adecuado, han contribuido significativamente a estos retrasos.

En Andalucía, el antiguo Hospital Militar de Sevilla ha finalizado las obras necesarias, pero aún no se ha establecido una fecha concreta para la puesta en funcionamiento de la máquina de protonterapia. En Valencia, las obras en el Hospital Universitario La Fe comenzarán en julio, mientras que en el País Vasco, el proceso de licitación para la construcción del refugio necesario en el Complejo Hospitalario de Donostia aún está en curso.

En Canarias, según informa el medio AtlánticoHoy, el Hospital Doctor Negrín de Gran Canaria se encuentra en la fase final de adjudicación para la instalación de una máquina de protonterapia. Sin embargo, se estima que no estará operativa hasta el primer semestre de 2027.

En cuanto a otras regiones, el Hospital Gil Casares de Galicia ha avanzado en la aprobación del diseño de construcción, mientras que en Madrid, tanto en el Hospital La Paz como en el Hospital de Fuenlabrada, las obras aún no han comenzado. Por su parte, en Cataluña, el Parc Sanitari Pere Virgili está en proceso de licitación para la instalación de una máquina de protonterapia.

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

En el ámbito local, el Hospital Doctor Negrín de Gran Canaria se encuentra en la fase final de adjudicación para la instalación de una de estas máquinas. Aunque se espera que entre en funcionamiento en el primer semestre de 2027, aún queda un camino por recorrer en términos de obras, instalación de equipos y formación de profesionales.

MOSTRAR BIOGRAFíA

Mi nombre es Sara García Díaz, nacida el 09 de abril de 1992 junto a mi otra mitad, mi hermana gemela Andrea. Toda nuestra infancia fue feliz, rodeada de nuestra familia y nuestros hermanos hasta que en mayo de 2003 y tras la actitud negligente y más que cuestionable de los entonces mandatarios del Ministerio de Defensa, mi hermano montó en un avión para volver de una misión de paz en Afganistán y nunca llegó a casa. Desde entonces ha sido una lucha diaria para que se sepa la verdad. Nunca nos hemos rendido y hemos seguido luchando por nuestro hermano. Me dedico al diseño gráfico tras finalizar mis estudios con una de las mejores notas de mi promoción y trabajo en una revista de mi Comunidad Autónoma.