El cartel que han colocado en un pueblo de Segovia es para que algunos lo impriman y se lo estudien

El cartel que han colocado en un pueblo de Segovia es para que algunos lo impriman y se lo estudien

Dejan todo muy claro.

El mensaje de David Ortega con el cartel del pueblo.X / David Ortega

El auge del turismo rural se ha convertido en una oportunidad para multitud de pueblos, que han visto en los visitantes el clavo ardiendo al que agarrarse para no desaparecer. Pero también ha traído consigo algunos problemas que no tienen una solución sencilla.

Por ejemplo, son muchos los vecinos de los pueblos que lamentan que los turistas, casi siempre urbanitas, se quejan y no soportan los ruidos (y algunos olores) propios del campo: animales, campanas, tractores y un largo etcétera que algunos visitantes pretenden cambiar para poder descansar.

Ahora, el usuario de X David Ortega ha subido a esa red social la foto de un cartel que han colocado en Duruelo, un pueblo de Segovia, y que muchos deberían leer con detenimiento antes de emprender cualquier viaje rural.

"Atención, pueblo español. Entras bajo tu propio riesgo", se lee en el letrero, donde se añade: "Aquí tenemos campanarios que suenan regularmente. Gallos cantando muy temprano. Rebaños que viven cerca. Algunos incluso llevan cencerros en el cuello. Agricultores y artesanos que trabajan para que tú puedas comer".

Abajo se asegura que si el visitante no puede soportar todo eso, está en el lugar equivocado. Y se añade: "De lo contrario, aquí encontrarás una cálida bienvenida y mucha amabilidad".

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

El cartel ha tenido gran éxito en la red social, donde en apenas dos días supera los 4.000 'me gusta'. 

MOSTRAR BIOGRAFíA

Rodrigo Carretero es Traffic Editor Manager en 'El HuffPost' y trabaja desde Madrid. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Valladolid y Máster en Periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid, ha trabajado en 'El Día de Valladolid', en 'El País' y en las radios musicales del grupo Prisa. Puedes contactar con él en rodrigo.carretero@elhuffpost.es