NOTICIAS

España-Italia: Una noche para la historia

01/07/2012 17:11 CEST | Actualizado 01/07/2012 18:21 CEST
EFE

Noches de fútbol hay muchas. Noches de fútbol para la historia, pocas. España aborda hoy ante Italia (20:45, Telecinco) la posibilidad de pisar terreno virgen al lograr dos Eurocopas y un Mundial en apenas cuatro años. Nadie nunca ha logrado tal hazaña. Enfrente estará la Italia de Prandelli, un equipo renovado en ideas pero con un conductor de sobra conocido, Andrea Pirlo. Ambos combinados cerrarán el torneo como lo abrieron, viéndose las caras. La Eurocopa se hace capicúa.

Sobre la mesa no hay nada nuevo; en el horizonte, grandes retos. España llega a la final tras haber conocido el sufrimiento en forma de penaltis. Los grandes campeones se forjan solventando complejas situaciones y 'La Roja' lo ha hecho durante los últimos partidos. Ante Portugal, los de Del Bosque pasaron noventa minutos de apuros sin disfrutar de su juego. En la prórroga, con ambos contendientes exhaustos, el fútbol de España fue a más, aunque no lo suficiente para que las sensaciones fueran mejores.

El seleccionador sabe que el equipo llega mermado de fuerzas pero confía en la intacta calidad de sus futbolistas. La falta de gol frente a la cantidad de ocasiones es otra de las preocupaciones. Las espaldas, sin embargo, están bien resguardadas: tan sólo un gol encajado en todo el torneo. De nuevo el ataque será la incógnita hasta el final. De momento, pocas quejas se pueden tener de Del Bosque, cuyas decisiones han terminado en éxitos. Hoy toca un nuevo examen, el más glorioso de todos.

Ante ellos se mostrará la Italia menos reconocible de los últimos tiempos. Prandelli quiere que su selección se parezca más a la Juventus campeona de este año que a los combinados que basaban su éxito en la racanería. Los dos goles en el primer tiempo ante una desarmada Alemania fueron el mejor ejemplo. Este grupo de jugadores ha aprendido a robar el balón al contrario y a guardarlo con paciencia. La astucia de Pirlo hace el resto. El veterano futbolista es el timón de una Italia que apunta a lo más alto.

A su favor, la historia. Siempre que en el Calcio hubo un escándalo de corrupción, la 'azzurra' lograba un éxito. Ocurrió en el Mundial de 1982, cuando Tardelli celebraba exaltado su gol en la final dos años después del escándalo de apuestas ilegales que culminó con el Milan y el Lazio en Segunda. Catorce años después, misma historia. Un mes antes del inicio del Mundial de 2006, saltó el llamado Moggigate, en el que se acusaba a Luciano Moggi, exdirector general de la Juventus, de comprar árbitros. El equipo descendió a Segunda e Italia se proclamó, de nuevo, campeona del Mundo. Otro caso de apuestas ilegales y amaño de partidos ha ensombrecido el Calcio este año. ¿Se repetirá la historia?

Al menos noventa minutos quedan para conocer esta y otras muchas respuestas. Nunca antes en España se conoció una selección capaz de alcanzar una cota semejante. Por eso conviene saborear lo efímero de un momento que quedará para el recuerdo del fútbol español, pase lo que pase esta noche.