Nadie, ni siquiera Alemania, se libra de las agencias de calificación. La triple A de su economía ha sido puesta en perspectiva negativa por Moody's.

La agencia estadounidense justifica su decisión en su percepción de que países en dificultades como España e Italia necesiten más apoyo, lo que recaería, a juicio de Moody's en países con mejor calificación.

Además de la calificación de Alemania, también ha puesto en perspectiva negativa la de Países Bajos y Luxemburgo, mientras que la de Finlandia la mantiene en triple A.

Esta calificación se produce un día después de que España viviese una de las jornadas más convulsas de su historia económica, con la prima de riesgo marcando máximos históricos tras superar los 640 puntos básicos, lo que llevó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a prohibir las operaciones a corto con el fin de poner freno a la caída de la Bolsa. Además, el ministro de Economía, Luis de Giundos, descartó el rescate integral de España antes de dar cuenta del acuerdo del rescate de la banca española por 30.000 millones en el Congreso.