NOTICIAS

Bretón, acusado de dos delitos de asesinato con alevosía

05/09/2012 13:20 CEST | Actualizado 05/11/2012 11:12 CET
EFE

El juez de instrucción número 4 de Córdoba, José Luis Rodríguez Laínz, ha imputado este miércoles a José Bretón, padre de los dos niños desaparecidos el pasado 8 de octubre en Córdoba, dos delitos de asesinato con alevosía y la agravante de parentesco.

Según el auto dictado, el juez ha decidido además levantar el secreto parcial de sumario decretado la semana pasada, por lo que las partes implicadas en el caso podrán solicitar las diligencias que consideren oportunas.

Así lo ha informado el abogado de Bretón, José María Sánchez de Puerta, a su salida de los juzgados, donde el magistrado le ha comunicado que ya obran en su poder los dos informes pedidos al Instituto Nacional de Toxicología que corroborarían que los restos óseos hallados en la hoguera de la finca de Las Quemadillas son de humanos.

Dicha hoguera fue realizada por Bretón el día en el que desaparecieron los menores y, aunque en un primer informe de la Policía Científica se aseguraba que no se habían encontrado restos humanos, otros tres informes posteriores determinan que los restos óseos hallados son de personas.

En el auto, Laínz pide que se realicen una serie de instrucciones nuevas, así como la petición de día y hora para que el padre de Ruth y José, en prisión desde el pasado 21 de octubre acusado hasta hoy de dos delitos de detención ilegal, comparezca ante el juez tras los nuevos informes efectuados.

SUSPENDE LA DECLARACIÓN DE LOS SOBRINOS

El magistrado ha acordado asimismo suspender la declaración testifical de los sobrinos de José Bretón y pedir a la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente que emita un dictamen sobre la forma en que se pudo producir la combustión de la hoguera que el encartado encendió el día de la desaparición.

Dicho dictamen también deberá aclarar la causa por la que el servicio de Prevención y Extinción de Incendios de Andalucía (Infoca) no constató la presencia del fuego hasta las 17.15 horas del 8 de octubre, así como los medios utilizados para ello, el tiempo previsible y el grado de temperatura que se pudo alcanzar.

Entre las diligencias abiertas, el letrado ha recordado que aún quedan por llegar los informes que tratarán de buscar moléculas de ADN en los restos óseos y en el material retirado de la hoguera.

No obstante, según los informes periciales, hallar ADN sería muy complicado ya que las moléculas se destruyen a una temperatura de 300 grados, mientras que la hoguera pudo alcanzar un máximo de 800, según fuentes cercanas a la investigación.

Finalmente, Sánchez de Puerta ha admitido que su labor de defensa ahora será más difícil, aunque no ha decidido aún qué línea seguirá tras el giro que ha dado el caso.

TRANQUILO Y SERENO

Hace unos días, José Bretón, el padre de Ruth y José, seguía negando cualquier imputación en el caso de la muerte de sus hijos, Ruth y José, y consideraba "una aberración que se diga que sus hijos han sido quemados en la hoguera".

El principal sospechoso le comentó la semana pasada a su abogado estar "muy tranquilo". "Está bien, no está nervioso y quiere que pase esto lo antes posible", según su el letrado, quien añadió que su cliente "no admite su culpabilidad en los hechos", y "sigue exactamente igual que el primer día con un aplomo y tranquilidad total".