POLÍTICA

Baltasar Gazón califica de "sarcasmo" acusar de delitos contra el Estado a los detenidos del 25-S

29/09/2012 15:41 CEST | Actualizado 29/09/2012 15:41 CEST
EFE

El exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha calificado de "sarcasmo" la posibilidad de acusar de delitos contra las instituciones del Estado a los ciudadanos que fueron detenidos por las protestas del pasado 25 de septiembre ante el Congreso de los Diputados.

En declaraciones antes de su intervención en un acto en solidaridad con las víctimas del franquismo, Garzón ha asegurado que sería "un error" juzgar a los detenidos de estos delitos, puesto que no interrumpieron las sesiones de los diputados ni tampoco provocaron una "sensación de intimidación".

"No tengo ninguna inhibición legal para decirlo. Me gustaría saber si dentro de la Cámara hubo alguna sensación de intimidación y estaría muy bien que el diputado que así se sintiera lo dijera, porque si no, ¿de qué estamos hablando?", se ha preguntado.

En esta misma línea, ya en su intervención ante los asistentes, Garzón ha criticado el intento de "criminalizar" la protesta asegurando que se "intentó atacar" el Congreso. "Vamos a ser serios e intentar no enfadar a la gente", ha señalado, tras asegurar que le "duele" observar las imágenes de cargas policiales.

No obstante, ha resaltado que tampoco resultan "defendibles" otras imágenes de personas que "actuaron con violencia", si bien ha pedido tener en cuenta que "hay una persona que probablemente se quede tetrapléjica".

APENADO

Por otro lado, preguntado acerca de si echaba de menos la Audiencia Nacional, ha respondido que "relativamente". "Me apena lo que está sucediendo con la justicia en España y espero que la Audiencia Nacional no se vuelva a convertir en un organismo judicial que atienda a cosas que más entran en lo que es la libertad de expresión que en otros ámbitos".

En este sentido, ha alertado de que existe un "riesgo en general de criminalización" de determinados formas de manifestación, lo que le "preocupa mucho". "Lo estoy viendo fuera de España, el espectáculo que se está viviendo es bastante triste y duro sobre todo si unas fotografias se comparan con otras en Nueva York", ha concluido.