TENDENCIAS

¿Qué hacen Ana Pastor, Blanca Portillo y Maribel Verdú en la India? Negocios (FOTOS)

19/12/2012 14:06 CET | Actualizado 19/12/2012 14:11 CET
Sofía Moro

Crear un sangham es, en apariencia, sencillo. En el colegio local se reúne un grupo de mujeres de una aldea cualquiera de la India para discutir qué problemas tienen y buscar soluciones conjuntas. Por ejemplo: cómo conseguir una cabra, y cómo sacarle rendimiento. Cómo hacer frente a las inundaciones que han arruinado la cosecha del año. Cómo lograr que la hija de Deepa pueda seguir estudiando, ahora que Deepa acaba de quedarse viuda y sin recursos.

Parece sencillo, pero en la India las mujeres rurales viven aisladas de las demás, casi prisioneras en sus propias casas y excluidas de la sociedad si su familia no puede pagar la dote necesaria para casarse, si estan enfermas, si enviudan o si son dálit, la casta de los intocables. En el estado de Andrah Pradesh, y concretamente en la región de Anantapur, los sanghams han demostrado ser una revolucionaria herramienta de cambio social. La Fundación Vicente Ferrer comenzó a promoverlos hace 30 años, y desde entonces se han constituido casi 8.000, germen de un movimiento asociativo en el que ya participan más de cien mil mujeres. Hace diez años, la FVF puso en marcha el programa de “De Mujer a Mujer” para facilitar la cooperación entre mujeres españolas e indias; y ahora le da una vuelta de tuerca con la propuesta de crear una sociedad… cooperactiva.

La periodista Ana Pastor, las actrices Maribel Verdú y Blanca Portillo, la cantante Luz Casal, la campeona paralímpica de natación Teresa Perales, la presidenta de Microsoft España, María Garaña, o la directora de Facebook España, Irene Cano, han sido las primeras en involucrarse personalmente y mostrarnos cómo funciona esta Sociedad Cooperactiva, basada en una ecuación muy simple: las españolas aportan el capital y las indias su trabajo en pequeños negocios: comprar semillas para explotar una parcela, invertir en la compra de cabras para vender su leche…

Así, las indias son las emprendedoras y las españolas sus “business angels”. El programa dura siete años, y consiste en una aportación de 9 euros mensuales, parte de los cuales van a una cuenta bancaria de cuyos intereses puede disponer la socia india, para invertirlos en pequeños negocios. Al cabo de esos siete años recuperan el capital, un colchón que les permite afrontar el futuro con una cierta autonomía. El resto de la contribución –un 40%- se dedica a proyectos comunes, de los que se benefician todas las mujeres, hombres y niños de la comunidad: educación, sanidad, vivienda, ecología, programas para personas con discapacidad, etc. La Fundación Vicente Ferrer, que presta asesoramiento y canaliza parte de los proyectos, ha comprobado cómo los préstamos al 0% que se conceden a través del Fondo de Desarrollo para la Mujer mejoran la situación de ellas, de sus familias, y de todo el pueblo, con un porcentaje de devolución del préstamo al concluir el plazo del 94%.

Las colaboradoras españolas reciben una foto del grupo de mujeres indias en el que participan, y puede seguir los avances de sus proyectos y conocer, a través de las cartas que les remiten desde Anantapur, sus inquietudes. Y ese vínculo es una de las razones de ser de las Sociedades Coopeactivas.

Para convertirse en socia -también son bienvenidos los socios-, o para conocer más detalles de este proyecto de la Fundación Vicente Ferrer, puedes entrar en su web, y de paso conocer otras fórmulas para hacer donaciones, financiar proyectos o apadrinar niños.

Y si entras, no te pierdas el documental dirigido por Jorge Martínez con la productora El Cangrejo: una pequeña joya rodada en 8 mm durante el viaje de Ana Pastor, Teresa Perales y Luz Casal a Anantapur, con música de Pascal Comelade y Pep Pascual, y fotos de la gran Sofía Moro, que también hemos recopilado en esta galería.

Ana Pastor y Teresa Perales, en la India

OFRECIDO POR NISSAN