ECONOMÍA
20/12/2012 19:49 CET | Actualizado 19/02/2013 11:12 CET

Rodrigo Rato atribuye su dimisión a la presión y contínuas exigencias de Luis de Guindos

EFE

Según Rodrigo Rato, su trabajo en Bankia fue impecable. Tanto que fue alabado por el Banco de España y justificado por los datos de consultoras y auditoras. Sólo había un problema. Luis de Guindos no le quería en el cargo.

Ese es al menos el relato del expresidente de Bankia, que compareció este jueves en la Audiencia Nacional. Poco antes de su dimisión, el Gobierno le pidió un nuevo plan para la entidad, a pesar de que el anterior tenía el visto bueno del Banco de España, según han informado fuentes jurídicas.

En su declaración ante el juez Fernando Andreu, Rato ha explicado que a finales de marzo el grupo financiero presentó al supervisor un plan de saneamiento para cumplir con las provisiones inmobiliarias impuestas por el Gobierno en su primera reforma financiera a principios de año.

Posteriormente, en los primeros días de abril se completó con otro plan, a iniciativa de BFA-Bankia, que resolvía algunas dudas sobre la matriz (BFA) y que fue elaborado por Deloitte, la misma compañía que auditaba al grupo y que participó activamente en su salida a bolsa, ha recordado Rato.

El que fuera vicepresidente del Gobierno ha añadido que el proyecto, que serviría para cumplir con las exigencias de provisiones y disipar cualquier incertidumbre, recibió el visto bueno formal del Banco de España en una misiva remitida a su atención el 17 de abril.

LAS AUTORIDADES

Sin embargo, a pesar de la aprobación por parte de la institución competente, Rato ha revelado que las 'autoridades' le pidieron que hiciera un nuevo plan en el que contemplara una caída de la economía española peor que las previsiones más pesimistas.

Y una vez más, convencido de que Bankia podría salir adelante, Rato se puso a trabajar con su equipo para diseñar en las últimas semanas de abril una nueva estrategia, que garantizara la continuidad de la entidad ante escenarios inimaginables y le permitiría cumplir con hipótesis de futuro mucho más estresados. Pero ni eso contentó al Gobierno, y por eso dimitió, según su versión.

ABUCHEOS

Cientos de afectados por las preferentes se agolparon en las puertas de la Audiencia Nacional desde primera hora de la tarde para increparlo al grito de "chorizo", "estafador" y "malnacido" a su llegada al tribunal.

Los concentrados lanzaron globos con tinta sin que llegaran a impactar sobre Rato, que llegó antes de lo previsto y salió en un coche por el garaje.

"RATO, RATERO, DEVUÉLVEME EL DINERO"

"Rato, ratero, devuélveme el dinero" fue uno de los cánticos más coreados por los congregados que, ataviados con caretas con la imagen del exvicepresidente del Gobierno, también han gritado: "Rato, capullo, te queremos en el trullo".

Junto a los gritos, también han dejado ver pancartas en las que se podía leer "Bankia preferentes, roba a los ancianos" o "Rato, uno de los grandes chorizos y sinvergüenzas de España".