¿Colas en un Burger King como si fuera una tienda Apple el día del lanzamiento de un iPhone? Sí, es posible. Y no muy lejos.

La cadena de hamburgueserías abrió en el aeropuerto de Marsella el pasado 22 de diciembre el único local que poseen en Francia, y desde entonces, la afluencia de gente no ha cesado. Según cuenta Europa1, atiende a casi 2.000 clientes al día a los que no les importa esperar una hora o desplazarse hasta el aeropuerto para conseguir su menú. El local -cuenta- incluso cerró unas horas por falta de existencias.

Para entender el hambre de comida rápida francés hay que explicar que llevaban mucho tiempo esperando: 15 años, muchos de ellos llenos de rumores sobre su vuelta. Burger King cerró los 39 restaurantes que existían en el país en 1997 y este es el primer local que abren desde entonces. El escaso número de locales, sumado a su poca rentabilidad y la competencia con cadenas como McDonald's o Quick acabó en fracaso.

La nueva expansión francesa se realiza en colaboración con Autogrill, y el segundo restaurante se inaugurará a mediados de este año en un área de servicio de una autopista. "Nos trae recuerdos", han explicado a la web francesa algunos de los primeros clientes, que reconocen lo absurdo de hacer cola por un Whopper.

Loading Slideshow...