La suciedad empieza a ser un serio problema en las terminales 1, 2 y 3 del aeropuerto de Barajas y todo indica que la T4 tampoco se librará de la basura. Primero fueron los trabajadores de la empresa de limpieza Pilsa los que comenzaron hace cuatro días una huelga indefinida. Este lunes se les han unido los empleados de Eulen, compañía que presta el mismo servicio a la terminal 4.

Botellas de plástico, periódicos, restos de envases de alimentos y hasta zapatos se acumulan en los pasillos, y especialmente en los accesos a las zonas de seguridad y de embarque, según muestran numerosas imágenes que los viajeros están compartiendo en las redes sociales.

Los empleados de Pilsa comenzaron la huelga ante la presentación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que supondría el despido de 54 trabajadores.

Por su parte, los trabajadores de Eulen estuvieron reunidos el domingo con los directivos para tratar de alcanzar un acuerdo y evitar la huelga, pero no fue posible. En este caso, la compañía de limpieza pretende aplicar el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores y modificar sustancialmente las condiciones laborales.

Los representantes de los trabajadores aseguran que Eulen pretende bajar hasta un 40 % el sueldo a todos los empleados (300), "unos 400 a 500 euros al mes a trabajadores que cobran una media de 1.200 euros", explican. También quieren aplicarles el convenio sectorial de limpieza de edificios y locales de la Comunidad de Madrid, con lo que además perderían las mejoras que habían conseguido en dicha empresa.

La empresa justifica esta decisión y echa la culpa a AENA. El ente público va a recortar en un 20% la cuantía del contrato de la gestión de limpieza para 2013.

Valoriza, que cuenta con 150 empleados y se encarga del edificio Satélite de la T4, es la otra compañía de limpieza que ofrece sus servicios en el Aeropuerto de Barajas. Ésta también ha propuesto modificar las condiciones laborales de sus trabajadores, por lo que mantienen abierta una negociación.

Loading Slideshow...
  • Primer día de huelga

  • Más suciedad de la habitual en las terminales 1, 2 y 3

  • Los viajeros pueden ver plásticos, cartones y hasta zapatos tirados por el suelo del aeropuerto

  • Los desperdicios rodean las zonas de facturación

  • Las botellas de plástico se abandonan en cualquier parte

  • Los usuarios descansan entre basura

  • No hay ningún sitio que se libre de la suciedad

  • Montones de deshechos se acumulan por los rincones