El ministro de Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación, Miguel Arias Cañete, se ha quedado encerrado durante poco más de cinco minutos en un ascensor de un centro de convenciones de Torremolinos (Málaga).

El ministro no ha pasado el mal trago solo: a su lado se encontraban la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo; el subdelegado del Gobierno en Málaga, Jorge Hernández Mollar, y dos dirigentes de la federación agroalimentaria de Comisiones Obreras, que celebra su congreso en Torremolinos.

Tras participar en un congreso de Comisiones Obreras, dirigentes políticos y sindicales han subido a las 10:30 horas en un ascensor que, probablemente debido al sobrepeso, se ha quedado bloqueado, según han informado a Efe fuentes del entorno de algunos de los encerrados.

Transcurridos poco más de cinco minutos, un operario del centro de convenciones -que forma parte del Hotel Meliá Costa del Sol- ha liberado la puerta y los encerrados han podido salir al exterior de la cabina sin mayores complicaciones.