Una sudadera y un vestido plisado pueden ser la ropa más normal del mundo... o no.

Si esa sudadera tiene media docena de agujeros y cremalleras y ha sido diseñada como un saco en el que se puede dormir, o si ese vestido tiene 45 años y más colores que el arco iris, quizá no sean tan normales. El Museo del Traje de Madrid rinde homenaje a esas prendas -raras, diferentes, curiosas- que en su momento fueron pioneras y que ahora merecen ser expuestas para dejar constancia de su existencia y de cómo han logrado cambiar, primero mediante el asombro y más adelante gracias a la costumbre, el modo en que nos vestimos.

moda imposible

La Moda Imposible (que se puede ver desde ayer 28 de febrero hasta el próximo 16 de junio de forma gratuita) es un recorrido a lo largo de 55 modelos nunca antes expuestos que muestra la evolución de la vestimenta desde los años setenta hasta hoy. Lo que de un primer vistazo y hace medio siglo podría haberse considerado como una locura solo apta para la pasarela hoy es visto bajo una mirada de relativa normalidad, aunque apreciando los cambios y avances que nos han hecho poder llevar lo que llevamos. Vestidos llenos de color, estampados de latas de sopa Campbell, abrigos con una manga más larga que la otra (y una de ellas como una capa española), chaquetas cuajadas de plumas, tops de cuero que se asemejan al cuerpo humano.

Son variados los diseñadores que pueden verse en los cinco apartados de esta exposición, que ha sido organizada "no por orden cronológico", explica su comisario, Juan Gutiérrez, sino por las características en la que estas prendas han ido innovando: materia, color, estructura, mensaje y un último llamado Moda a la Carta. Entre los creadores, algunos eminentemente visionarios, como Paco Rabanne, Issei Miyaki, Moschino, Jean-Paul Gaultier, Agatha Ruiz de la Prada, David Delfín o Comme des Garçons, pero también otros que podrían resultar relativamente clásicos hoy en día como Amaya Arzuaga, Valentino, Halston, Yves Saint Laurent, Fendi, Alexander McQueen o Missoni.

Entre las piezas más llamativas de la colección destacan un vestido transparente de tiras de plástico del creador español Xavier Navarro; un vestido corto de papel con estampado de sopas Campbell ("la propia marca de sopas lo regalaba hace décadas, se pagaba un dólar y te lo mandaban a casa. Creemos que quedan pocos en el mundo", explica el comisario); el famoso vestido largo de vendas de Davidelfín; un magnífico Valentino de tiras multicolor; un body del que sale una falda larga para convertirse en una única pieza, con guantes y larga hasta los pies en intenso naranja, diseñada por el arquitecto Philippe Starck para la firma de lencería Wolford; un conjunto de falda y chaqueta de Chanel en nada menos que tela vaquera amarilla de la primera época de Karl Lagerfeld en la casa francesa; un kit de montaje para un vestido de placas redondas metalizadas de Paco Rabanne o una chaqueta de la sucursal de Issey Miyake llamada Final Home "que es un como concepto: la creó un alumno de Miyake impresionado por los vagabundos de Nueva York, e inventó una especie de chaqueta en la que se pudiera dormir; esta se cierra por completo").

La Moda Imposible: del 27 de febrero al 16 de junio se puede ver en el Museo del Traje (Avenida de Juan de Herrera, s/n, Metro Ciudad Universitaria) de martes a domingo. Entrada gratuita a la exposición temporal.

[Aquí puedes descargar el catálogo en PDF]

Loading Slideshow...
  • Vestido 'Rhodoïd', en algodón y acetato, de Xavier Navarro (2000)

  • Chaqueta de plumas, de Fendi (2003)

  • Conjunto de Fendi (2003)

  • Sudadera/chaleco/saco de dormir, de Final Home (1997)

  • Vestido de placas de acetato, de Paco Rabanne (1970)

  • Vestido plisado de colores, de Valentino (1956)

  • Vestido-venda de Davidelfín (2002)

  • Vestido con polisón moderno, de Watanabe (2003)

  • Vestido asimétrico de Philippe Starck para Wolford (1998)

  • Vestido corto estampado, de Yves Saint Laurent (1982)

  • Vestido túnica dorado, de Halston IV (aprox. 1983)

  • Abrigo con manga plisada y manga tipo capa española, de Amaya Arzuaga (2002)

  • Vestido de placas metálicas, de Paco Rabanne (1966)

  • Kit de montaje del vestido de Paco Rabanne, reedición (1996)

  • Chaqueta larga de Agatha Ruiz de la Prada (1982)

  • Vestido de Ossie Clark, parte trasera (1971)

  • Parte delantera de vestido de Ossie Clark (1971)

  • Cuerpo de Yves Saint Laurent Rive Gauche (2001); falda de Donna Karan New York (1999)

  • Vestido de celulosa con estampado de latas de sopa Campbell's (1967)

  • Vestido corto estampado, de Marimekko (1963)

  • Vestido con falso estampado chino, de Vivienne Westwood (1991)

  • Conjunto, de Kansai Internacional (1985)

  • Camisa y pantalón estampados en punto de seda, de Missoni (1971)