POLÍTICA
03/03/2013 10:25 CET | Actualizado 03/03/2013 18:42 CET

La operación de hernia discal del rey concluye con éxito y la recuperación llevará "de dos a seis meses"

EFE

El rey se recupera en la clínica madrileña La Milagrosa de la operación de hernia discal a que se ha sometido este domingo, que ha concluido con éxito, según han informado a la agencia EFE fuentes de la Casa del Rey.

Esas mismas fuentes informan de que don Juan Carlos ha abandonado el quirófano unas tres horas después de entrar en la sala de operaciones, donde ha sido intervenido por el neurocirujano Manuel de la Torre Gutiérrez. En una rueda de prensa posterior a la intervención, el doctor ha explicado que la situación del rey ha sido "estable durante toda la cirugía y su recuperación es muy buena". "Está despierto y colaborando", ha añadido.

De la Torre ha explicado que, probablemente, el rey deberá permanecer una semana ingresado y, después, tendrá unos meses de recuperación que pueden varíar de dos a seis para una "recuperación completa". "Todos los comentarios que me ha hecho han estado llenos de humor. Es difícil encontrar un paciente mejor en el trato que su majestad y tiene una calidad de hueso extraordinaria", ha indicado el médico, quien ha señalado que don Juan Carlos podrá "olvidar definitivamente" las muletas "por esta patología".

"ESTABA A GUSTO"

El Príncipe de Asturias ha confirmado que la operación "ha ido muy bien" gracias al "magnífico trabajo" del cirujano y ha asegurado que el monarca está "satisfecho" de haber superado una situación muy molesta por los dolores, a la que ahora seguirá un etapa de "trabajo duro" para su recuperación.

En unas breves declaraciones, Don Felipe ha explicado que ha podido intercambiar con su padre "dos palabras" en la Unidad de Cuidados Intensivos, donde se recupera. "Él estaba a gusto, dentro de que es un postoperatorio y estaba en la UVI", ha afirmado el heredero de la Corona.

Esta ha sido la séptima operación del rey en casi tres años, en los que ha sido intervenido de un pulmón, una rodilla, el talón de Aquiles y las dos caderas. Don Juan Carlos había llegado a la clínica a las 11.40 horas a bordo de un monovolumen sentado en el asiento del copiloto, cuya ventanilla estaba bajada, por lo que se le ha podido ver sonriente y saludando a los numerosos medios de comunicación que aguardaban en la puerta. "Otra vez, otra vez...", ha dicho a su entrada al hospital.

Además de los medios de comunicación, unas pocas decenas de ciudadanos y vecinos del barrio aguardaban la llegada del monarca, al que algunos han aplaudido. Uno de ellos portaba una pancarta en la que se podía leer: "Don Juan Carlos, el Im...prudente. Mala pata para España". La reina y las infantas Elena y Cristina han llegado a las 13.44 horas a la clínica, para seguir de cerca la operación. Esta vez, por tanto, no las ha acompañado el duque de Palma, Iñaki Urdangarin.

TRES MESES DESPUÉS

El rey ha tenido que pasar nuevamente por el quirófano algo más de tres meses después de su última intervención quirúrgica, el pasado 23 de noviembre, cuando se le reconstruyó con una prótesis la cadera izquierda, desgastada por la artrosis.

Pocos meses antes, en abril, el traumatólogo Angel Villamor ya había intervenido al rey para implantarle una prótesis en su cadera derecha, también desgatada por la artrosis y que se fracturó tras sufrir una caída en su polémico viaje de caza a Botsuana. Días después de esta intervención, Don Juan Carlos tuvo que regresar al quirófano tras sufrir una luxación.

Antes de esa fecha, el doctor Villamor realizó en junio de 2011 una artoplastia en la rodilla derecha del monarca, que en septiembre de ese mismo año fue intervenido quirúrgicamente del telón de Aquiles. Un año antes, en mayo de 2010, había pasado por quirófano para que le extirparan un nódulo pulmonar, que resultó benigno.

El resto de operaciones a las que se ha sometido el jefe del Estado no son tan recientes. Hay que retroceder al año 2001 para encontrar otra intervención quirúrgica del Rey, en este caso para que le eliminaran unas varices. Las intervenciones a las que se ha sometido cuando era más joven no han sido por motivos de salud, sino que han sido consecuencia de accidentes que sufrió practicando deporte.

En 1981, el jefe del Estado chocó con una puerta de cristal que da al jardín del Palacio de la Zarzuela después de jugar un partido de squash, lo que le provocó heridas en varias partes del cuerpo (tórax, muslo, antebrazo izquierdo, manos y nariz). Tuvo un mes el brazo izquierdo escayolado porque un cristal le había cortado el nervio radial.

ACCIDENTES ESQUIANDO

Dos años después, sufrió una caída en la estación suiza de esquí de Gstaad que le provocó una fisura de pelvis. Tuvo que guardar cama un mes y llevó muletas durante semanas. Además, como consecuencia del percance, se le detectó una fibrosis que le extirparon en la clínica San Josep de Barcelona en 1985.

Un segundo accidente practicando esquí le llevó al quirófano el 30 de diciembre de 2001. Un esquiador le había derribado involuntariamente mientras esquiaba en Baqueria Beret y Don Juan Carlos fue operado en el hospital madrileño Puerta de Hierro de una lesión en la rodilla derecha que le había afectado al platillo tibial externo. Tuvo que usar muletas hasta abril de 1992.

Al margen de estas operaciones, el Rey ha tenido algún otro percance sin gravedad. En 1980, se cayó al bajar de un carro de combate tras unas maniobras militares en Zaragoza. En 1988 se golpeó con una rama en un ojo durante una cacería en Suecia y en 1995 se hizo una fisura en la zona próxima a la muñeca derecha tras resbalar en una placa de hielo en la estación de esquí de Candanchú (Huesca).

Pasa por encima de la foto y pincha para ver más información de cada una de ellas.

ESPACIO ECO