POLÍTICA
09/03/2013 12:49 CET | Actualizado 09/03/2013 12:49 CET

Ismael Álvarez, edil condenado por acoso, presenta su renuncia tras la moción en Ponferrada

EFE

Lo prometió y, esta vez, ha cumplido. El portavoz de Independientes Agrupados de Ponferrada (IAP), Ismael Álvarez, exalcalde 'popular' del municipio y condenado por acoso sexual en el llamado caso Nevenka, ha presentado este sábado su renuncia como edil, como pactó antes de apoyar con el PSOE una moción de censura contra el PP.

Tras formalizar su cese poco antes de las diez y media de la mañana, el ya exconcejal ha afirmado, en declaraciones a los periodistas, que espera que, con esto, "el episodio lamentable de ayer quede cerrado", en alusión a la polémica surgida a raíz de que el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, pidiera al PSOE que rectificara este acuerdo.

UN "EPISODIO"

Álvarez ha dicho que se siente "impotente para poder paralizar tanta injusticia", en relación con su condena por acoso sexual, por un "episodio" que ocurrió hace once años, sobre el que se han llenado "tantos papeles" con los que se perjudica no solo a su familia, sino a la de la otra parte, "lo cual es más lamentable todavía".

"Quise cortar, pero él no me dejaba, quería verme a todas horas, tocarme. No lo soportaba y él insistía, me engañaba, decía que quería ser mi amigo, y me engañaba, solo quería estar conmigo. Me daba asco", declaró entonces Nevenka Fernández, que mantuvo durante unos meses una relación con Álvarez.

"Mi negativa provocó su acoso. Su actitud de presión se tradujo en notas manuscritas, mensajes en el teléfono móvil, cartas, comentarios verbales que prefiero no reproducir literalmente, y un desprecio absoluto hacia mi trabajo y mi persona, mediante descalificaciones, actos y vejaciones que atentaron contra mi integridad física y psíquica", aseguró Fernández. Álvarez fue condenado a pagar una multa de 6.480 euros y a indemnizar a Nevenka con 12.000 euros.

"UN COMPROMISO"

Sobre su renuncia como concejal, ha recordado e insistido en que fue un "compromiso" suyo desde el principio y una condición que le impuso el nuevo alcalde, Samuel Folgueral (PSOE), antes de empezar a "dialogar".

Si su dimisión la podía haber presentado antes de la moción de censura le "daba igual", pero si esperó al sábado, según ha dicho, fue "por una cuestión operativa", en el sentido de que si dimitía antes de la moción, el PSOE e IAP no tenían mayoría suficiente para que prosperara y "si se esperaba a que tomara posesión del cargo el nuevo concejal" podía llegar el "verano".

Ha argumentado que si hubiera renunciado antes de la moción, el alcalde saliente, Carlos López Riesco (PP), tendría dos meses para convocar el pleno en el que tomara posesión el nuevo edil y está convencido de que hubiera agotado el plazo. "Nos íbamos al verano y se hacía inviable la moción", ha argumentado.

Carlos López Riesco (PP) gobernaba Ponferrada con doce concejales, frente a los ocho del PSOE y cinco de IAP, ambos grupos en la oposición, trece concejales que eran necesarios, todos, para que prosperara la moción, ha subrayado.

Está convencido de que el "episodio lamentable" del viernes ha tenido lugar por las "maniobras últimas" del hasta ayer alcalde, que "ha agitado a los medios de comunicación nacionales; no admitiendo las reglas democráticas".

"RESIGNARSE"

Ha advertido a López Riesco de que "lo mejor que puede hacer es resignarse" a estar en la oposición "si quiere" y esperar "mejores tiempos", porque "con estas pataletas, lo único que va a conseguir es que probablemente no pueda ser ni concejal por muchos motivos que irán saliendo".

Así, se ha referido a la posibilidad de llevar a los tribunales las cuentas del ayuntamiento, algo que se "estudiará" una vez que se investigue a fondo, ya que, según ha dicho, López Riesco "quizás tendrá que justificar en algún banquillo de qué manera ha gastado tantos millones de euros sin ningún tipo de procedimiento administrativo legal".

Preguntado si se va a presentar de nuevo a las próximas elecciones municipales, no ha querido entrar en el asunto, pero no lo ha descartado. "Respecto al ruido que se forma siempre por el mismo tema; ya está bien", ha dicho Álvarez, que ha añadido que "después de once años es lamentable que se continúe" con ello.

En cualquier caso, "ningún jefe de informativos puede cambiar la ley, la soberanía popular la tiene el pueblo", ha proseguido el exconcejal, quien ha comentado que cuanto más le "ataquen más personas se ponen" de su lado a abrazarle y quererle.

"No se puede juzgar a nadie más de una vez por una causa", algo que según ha recalcado no ocurre con él, que cumplió "una condena muchísimo más ampliamente de lo que decía" la sentencia.

RUBALCABA: "RENUNCIARÁ"

Por su lado, Rubalcaba, ha afirmado que la moción de censura de Ponferrada es un ejemplo "de que cuando uno de equivoca en política hay que rectificar", algo que están haciendo, y ha asegurado que le ha pedido la renuncia al alcalde socialista "y renunciará".

En declaraciones a los periodistas antes de participar en unas jornadas sobre empleo en Valencia, Rubalcaba ha insistido sobre la moción de censura presentada por el PSOE e Independientes Agrupados de Ponferrada (IAP) en la que los socialistas arrebataron la Alcaldía al PP con el voto del exalcalde 'popular' condenado por acoso, Ismael Álvarez.

El dirigente socialista, que ha admitido que han cometido "un error" y lo que corresponde es "rectificarlo", no ha explicitado si se ha marcado un plazo al socialista Samuel Folgueral para que dimita como alcalde y se ha limitado a decir que "tiempo al tiempo".

NOTICIA PATROCINADA