El Baile de la Rosa es la fiesta de la primavera en Mónaco. Este año, Carlota Casiraghi y Gad Elmaleh los enamorados de los que más se habla entre la realeza, centraron todas las miradas, con permiso de la princesa Carolina, que reaparecía tras ser abuela hace unos días.

La fiesta del año del principado, una tradición que inauguró Grace Kelly, se dedica a recaudar fondos para la fundación que lleva su nombre. Con el título La Belle Époque, la edición de este 2013 ha estado dedicada a la Societé des Bains de Mer, una empresa emblemática en el turismo monegasco. El diseñador alemán Karl Lagerfeld dirigió la organización de la gala, que se celebró el sábado 24 de marzo.

Al evento acudieron modelos como Cara Delevingne o Natalia Vodianova, acompañada de su marido, Antoine Arnault. La joven Carlota, que llevaba un vestido rosa claro de plumas, más corto por delante que por detrás, protagonizó la velada junto a su novio, con el que lleva algo más de un año.

Loading Slideshow...
  • Los anfitriones

    De derecha a izquierda, el príncipe Alberto II de Mónaco y su esposa, la princesa Charlene. En el centro, la primogénita de los hermanos Grimaldi, Carolina de Hannover, y a su izquierda, dos de sus cuatro hijos, Pierre y Carlota Casiraghi.

  • Los príncipes

    Carolina, siempre espectacular aunque la lozanía ya sea cosa de su hija, junto a su cuñada Charlene y su hermano Alberto.

  • Llegada al baile

    Con esa soltura y ese mirar desde arriba llega uno al Baile de la Rosa cuando se es miembro de la familia real de Mónaco.

  • Los hermanos de oro

    Carlota y Pierre, tan apuestos como sus padres, llegan juntos al baile. Al fondo se ve al novio del Charlotte, el actor franco marroquí Gad Elmaleh, como observando a ver cuándo le toca entrar. Falta Andrea, otro hermano habitual en el baile, que esta semana tuvo su primer hijo con Tatiana Santo Domingo.

  • Los ausentes

    Los hermanos Grimaldi junto a Karl Lagerfeld, director del baile, que este año se celebró en honor a la Societé des Bains de Mer, uno de los actores principales del turismo monegasco. Este año, como en la pasada edición, faltó la princesa Estefanía. Tampoco asistió ya Ernesto de Hannover, el exmarido de Carolina, ni Andrea, el hijo de la princesa que acaba de ser padre.

  • Las nuevas generaciones monaguescas

    Pierre Casiraghi, junto a Beatrice Borromeo y Carlota Casiraghi.

  • El príncipe y la nadadora

    Alberto II junto a su esposa, la ex nadadora olímpica sudafricana Charlene, que acompañó su vestido de gala con esta dudosa cazadora de motorista color beige.

  • Madre e hija

    Carolina de Hannover charla animadamente con su hija Carlota, entre foto y foto.

  • Corazón de abuela

    Carolina de Hannover, que tuvo a su primer nieto el 21 de marzo, lucía este amoroso colgante rosa.

  • Qué mira Karl

    Tiene el ceño fruncido, y sin embargo, está mirando a una de las mujeres más elegantes y guapas de Europa. ¿Por qué, Karl?

  • Las jóvenes parejas

    Los hijos de Carolina, Pierre y Carlota, con el actor franco marroquí Gad Elmaleh y la condesa Beatrice Borromeo.

  • La princesa

    Charlene, la esposa de Alberto II, a su llegada al baile.

  • La pareja de moda

    Sin duda, los protagonistas de la noche fueron Carlota y su novio. Porque son guapos, son jóvenes, y porque esta era su fiesta.

  • Destellos

    Aparte del brillo en los ojos de estos dos enamorados, ¿somos nosotros o allí hacía mucho calor? Porque detectamos unos reflejos innecesarios en la cara de ella y el pelo de él.

  • Posados I

    El político y empresario monegasco Stephane Valeri posa con su acompañante.

  • Posados II

    Sylvie Tellier, que fue Miss Francia en 2002.

  • Posados III

    Emanuele Filiberto Di Savoia con un mural que recrea un florido Mónaco de fondo.

  • Posados IV

    El escultor colombiano Fernando Botero junto a Sophia Vari.

  • Posados V

    La italiana Roberta Armani y compañía.

  • Posado VI

    Antoine Arnault, administrador del grupo de lujo LVMH y su mujer, la modelo rusa Natalia Vodianova.

  • Posados VII

    Esto sí es posar. El diseñador alemán Karl Lagerfeld domina el arte de conquistar a la cámara, junto a Rita Or.

  • La reina de la fiesta

    Carolina durante el banquete junto a Karl Lagerfeld, director del baile.

  • Izquierda de lujo

    Si a la derecha Carolina tenía a Lagerfeld, a su izquierda se sentó el multimillonario francés Antoine Arnault, director general de la marca Louis Vuitton y administrador del grupo LVMH. Junto a él, su esposa, la actriz y modelo rusa Natalia Vodianova.

  • El foco de la noche

    Carlota, la hija de Carolina, es una versión mejorada y rejuvenecida de su elegante madre.

  • Esa barbita

    Gad Elmaleh, el novio de Carlota Casiraghi, compensa el esmoquin con una barba de dos o tres días. Nos parece bien. Muy bien, incluso.

  • La princesa de Mónaco

    La esposa de Alberto II ocultaba estas hombreras y cuello de pedrería bajo la cazadora de cuero. No estamos seguros de qué nos disgusta más.

  • Juegos de mesa

    El novio de Carlota, con un dado en la mano, mira a la condesa, que tiene en enfrente, encantada de la vida con lo que quiera que le esté contando. La joven Carlota apoya la cabeza en la mano, derretida ante tanto ingenio.

  • La pareja en el baile

    Carlota y su novio en la pista de baile, aunque no parece que se muevan mucho.

  • Símbolos del principado

    Juegos de azar y rosas por si alguno de los asistentes se siente desorientado.

  • Todo listo para el banquete

    No va más. Y tampoco cabe nada más en estas mesas.

  • ¿Risas?

    En el escenario, la modelo Cara Delevingne y el presentador francés Stephane Bern amenizan la gala.

  • ¡Fiesta!

    Una nube de confeti cae sobre la pista de baile, coronada por una bola de discoteca que ni en las mejores <em>rave</em>.

  • Cartel del baile

    Con este florido poster del Baile de la Rosa Mónaco homenajea a la Belle Époque.