NOTICIAS

Osos panda de Madrid: Po y De-dé se marchan a China (FOTOS)

11/05/2013 11:26 CEST | Actualizado 13/05/2013 10:13 CEST
ZOO DE MADRID

Po y De-Dé, las crías de oso panda gigante en Madrid, se marchan a China y es una buenísima noticia, aunque sus fans, y también sus cuidadores, vayan a echarlos de menos: significa que, en breve, estarán preparadas para engendrar y perpetuar una especie tan amenaza que sólo quedan unos 1.600 ejemplares en libertad y 800 en cautividad. Además, quizás en breve haya nuevas crías: la hembra de oso panda del Zoo de Madrid "puede" estar embarazada y, en tal caso, el parto sería a la vuelta del verano.

Todavía hay que esperar para confirmar que el embarazo se ha llevado a cabo tras la inseminación y, en dicho caso, que se desarrolla satisfactoriamente, según la conservadora jefe de mamíferos terrestres del Zoo de Madrid, María Delclaux, en conversación telefónica con El Huffington Post. Tampoco esta vez ha sido posible el apareamiento natural y ha sido inseminada artificialmente. "El celo de las hembras de oso panda dura sólo tres días, con un pico fértil de 36 horas. Sabemos cuándo llega el momento por cambios en su comportamiento y por los análisis de orina que le realizamos", explica.

La osa tuvo las crías el 7 de septiembre de 2010. Pesaban entonces 150 gramos. Siete meses después, cuando ya estaban maduras para realizar su primera aparición pública, iban por los 12 kilos y medían un metro de largo.

cómo han crecido los osos panda de madrid

Que sigan vivas las dos crías (dos machos) es gracias a las técnicas desarrolladas en los programas de conservación. Tras el parto de la primera cría, la madre la lamió y la mantuvo sobre su pecho, mientras que la segunda tuvo que ser llevada a la incubadora. "Ocurre cuando los pandas gigantes tienen dos crías: la madre sólo se ocupa de una. No tiene capacidad para sacar adelante a las dos y es una práctica que también se da en la naturaleza. Se cree que está motivada para la supervivencia de la especie", explica la conservadora. Nunca se ha conseguido sacar adelante a una cría de oso panda sólo con leche artificial. En Madrid lo lograron cambiando cada ciertas horas la cría que estaba con la madre. El animal no mostró rechazo.

DORMIR, COMER 25 KILOS DE BAMBÚ AL DÍA Y JUGAR

En estos años les hemos podido ver dormir, jugar y comer: sus tres actividades principales desde que se levantan cada mañana a las 9. Los adultos llegan a devorar 50 kilos al día de bambú y Po y De-dé, aún crías, unos 25. Además, toman unos 250 gramos de un pienso especial y medio kilo de manzana al día, además de algo de sandía en algunas ocasiones esporádicas. El suministro de bambú está garantizado con dos proveedores en Portugal y Francia y, por si hubiera algún problema, hay más plantado en una finca cercana al zoo y también dentro del propio recinto. A veces, como premio, les cortan un poco, porque el que más les gusta es el que está fresco, según explica Delclaux.

"Son osos, pero son herbívoros, por lo que necesitan tomar mucho bambú al día para sus requerimientos nutricionales", comenta la experta. Alternan el día con horas de sueño y juego. Por la noche duermen en una habitación interior, una especie de cuadra gigante. Además, tienen acceso a la pradera exterior y a una instalación climatizada que se utiliza sobre todo en verano, porque estos animales no llevan bien el calor.

Ahora pesan alrededor de 80 kilos. "Tienen tamaño de adulto, aunque para nosotras siguen siendo unas crías. Siguen siendo jóvenes y son más juguetones. Pasa con todos los mamíferos en general. Los adultos son más calmados y las crías enredan y exploran más y tienen más energía, como nosotros", cuenta la experta. Son animales que pueden vivir hasta los 35 años en cautiverio (10 menos en libertad).

fotos pandas zoo madrid Así han crecido las crías de oso panda del zoo

SE VAN POR UNA CUESTIÓN GENÉTICA

Madre y crías están separadas desde que éstas cumplieron 18 meses, cuando ya estaban preparadas para independizarse al dejar de depender de la leche materna y para favorecer que la madre volviera a entrar en celo, como ha ocurrido. De ahí que la osa, que ahora tiene 9 años y hasta los 17 o 18 podrá criar, no vaya a notar que las crías se han ido a China.

El billete lo tienen para el día 16. Po y De-dé no serán sedados ni anestesiados para el viaje: los cuidadores, uno de los cuales les acompañará en el avión, les han entrado durante el último mes y medio para que entren por si solos en una caja, a base de darles su comida favorita.

Su destino es Chengdu, en la provincia de Sichuan, al sudoeste del país, una de las dos bases en China (donde están las mayores poblaciones de esta especie) para la reproducción de pandas gigantes. "Se envían allí para favorecer su reproducción y evitar la consanguinidad", resumen Delclaux. A los cuatro años ya habrán madurado sexualmente y estarán listos para criar con hembras. El objetivo es que haya cada vez más ejemplares para poder pasar a fases de reintroducción en la naturaleza.

El zoo les ha preparado una despedida Pandástica -como ellos mismos dicen en su blog- con un montón de actividades.

El zoo de Madrid estuvo varios años sin osos panda desde el fallecimiento de Chulín, en 1996. En 2007 llegaron, como regalod el Gobierno Chino, el macho Bing Xing (Estrella de hielo) y la hembra Hua Zui Ba, (Boca coloreada).

Osos panda de Madrid: fotos y vídeos

OFRECIDO POR NISSAN