POLÍTICA

Gobierno y PP restan credibilidad a una vuelta de Aznar

22/05/2013 10:01 CEST | Actualizado 21/07/2013 11:12 CEST

La intención poco velada del expresidente del Gobierno José María Aznar de regresar a la primera línea política ha suscitado, pocas horas después de pronunciar sus palabras en una entrevista en Antena 3, dos reacciones básicas: el escepticismo y el rechazo absoluto.

El Gobierno ha abogado por restar relevancia a las palabras del expresidente del Gobierno, mientras que desde el PSOE se ha dejado muy claro que ni "contempla" ni "desea" su regreso. UPyD ha tirado de ironía para preguntarse si realmente Aznar "se había ido" alguna vez.

LO QUE DIJO AZNAR

"Nunca he rehuído mi responsabilidad. Cumpliré con mi responsabilidad, con mi conciencia, con mi partido y con mi país con todas las consecuencias".

A primera de la mañana eran pocos los miembros del Ejecutivo que se atrevían a valorar la entrevista de anoche a Aznar en Antena 3. A medida que han pasado las horas, la mayoría se han ido soltando bajo un argumento común: respetan sus palabras y no le dan mucha trascendencia. Ha sido el caso, por ejemplo, de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ha dicho que "respeta" las opiniones del expresidente del Gobierno José María Aznar al tiempo que ha recalcado que, en realidad, lo que el Ejecutivo "agradece" son las "aportaciones" para que en España se vuelva a crear empleo.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, no ha tenido ninguna duda en subrayar que "el señor Aznar es un referente en el Partido Popular y en la política española e hizo una magnífica gestión en su etapa de Gobierno". Pese a que a todas luces ese "hizo" no parece gratuito, al ser preguntada sobre si le gustaría que Aznar diera un paso adelante, se ha limitado a replicar: "Muchísimas gracias".

Una de las reacciones más esperadas era la del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, con cuya labor fue muy crítico anoche Aznar. Según ha comentado esta mañana, él "estaría encantado de bajar los impuestos ya" pero "no hay margen en una recesión económica" como la que atraviesa España. Y un recadito final: "Añoranzas y melancolías, para otro día".

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha intentado salir del paso limitándose a recordar su respeto tanto a la figura de Aznar como a lo que éste diga: "Siempre tengo un absoluto respeto por todas las manifestaciones y opiniones que manifiesta quien es el presidente de honor de nuestro partido, José María Aznar".

Tal vez el más explícito a la hora de valorar el tsunami generado por Aznar al no descartar una posible vuelta ha sido presidente del Congreso, Jesús Posada (PP): "El paso del tiempo es inexorable": "Hay que cosas que tuvieron su momento y creo que los que estuvimos con él podemos estar muy orgullosos, pero las cosas se van para no volver", ha dicho.

Quienes no han dudado en dar su opinión han sido los diputados socialistas Ramón Jaúregui y Eduardo Madina, mientras que la portavoz de UPyD, Rosa Díez, ha lanzado los interrogantes: "¿ha vuelto? ¿se había ido?".

La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, considera que la posible vuelta le suena a una mezcla entre el "túnel del tiempo y el túnel de los horrores".

UN AGNÓSTICO DE AZNAR

El exministro Jaúregui ha dicho que él no "desea" que vuelva Aznar y que "Dios no lo quiera", mientras que el secretario general del grupo socialista, Eduardo Madina, ha asegurado que no la "contempla".

Madina ha explicado que no vio la entrevista, porque "en materia de Aznar" se volvió "agnóstico ya hace años".

El líder de IU, Cayo Lara, ha afirmado que Aznar "está bien donde está" y ha recordado que el expresidente del Gobierno ya ha dejado "suficiente herencia", después de que la hubiese "metido'" en la guerra de Irak, como para que ahora "intente volver a llevarnos a alguna nueva aventura".

Entre los diputados del PP sólo Vicente Martínez Pujalte se ha referido a este asunto, aunque tampoco vio anoche a Aznar en televisión. "Él ha decidido dedicarse a otras cosas", ha subrayado, tras lo cual ha señalado que "cada uno puede hacer los comentarios que considere convenientes" y que, en su opinión, el Gobierno "está haciéndolo lo mejor que puede, aunque tendrá sus aciertos y algunas cosas que se podrían mejorar".

El diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares ha señalado que"siempre nos dicen que las cosas pueden ser peor todavía, es decir, que el PP tiene alguna oposición a sí mismo". "Llega ruido y furia y el país no necesita ni el ruido ni la furia, bastante dolor tiene ya con la crisis para añadir el rencor del señor Aznar", ha remarcado.

Para la parlamentara de Coalición Canaria Ana Oramas, sería "totalmente kafkiano" que Aznar volviera, algo que no cree que se produzca, "porque dentro del PP no está la gente por que vuelva Aznar, sino por apoyar a su presidente".

Oramas ha destacado que las declaraciones de Aznar van contra la "línea de flotación" del Gobierno, lo que ha calificado de "sorprendente".

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha dicho por su parte que la vuelta al pasado no es la solución porque España necesita mirar al futuro. "Volver puede, España es un país libre", ha dicho, pero no sabe "si le hace un favor" al actual presidente del Gobierno.





La vuelta de Aznar

OFRECIDO POR NISSAN