POLÍTICA

Rajoy sale apresurado de la cumbre: "Mañana hablamos", dice al ser preguntado por Bárcenas

28/06/2013 01:15 CEST | Actualizado 27/08/2013 11:12 CEST
CONSILIUM

No quería hablar y optó por responder con un "mañana hablamos" y una sonrisa forzada.

Mariano Rajoy no quiere hablar de su extesorero, que este jueves ingresó en prisión y al que con anterioridad se ha referido a través de una pantalla de plasma. Por eso se limitó a decir esas dos palabras al salir de la cumbre europea en la que le sorprendió la noticia.

"Mañana", por este viernes, está prevista la segunda jornada de la cumbre de jefes de Gobierno de la Unión Europea, consagrada al paro juvenil o la estabilidad financiera y de los bancos de la eurozona. En el segundo día de las citas de presidentes europeos, el jefe del Ejecutivo ofrece siempre una rueda de prensa a los periodistas.

Sin embargo, los acontecimientos judiciales empañaron a media tarde el programa oficial de Moncloa, que acudía a Bruselas con el respaldo del 90% del Congreso y exhibía el primer gran acuerdo con el PSOE en la legislatura.

Fuentes del Gobierno se limitaron a repetir en Bruselas el "respeto a los procesos judiciales" y se refirieron a otros pronunciamientos del partido, como el comunicado de línea y media emitido por el PP.

Se afanaron en explicar la postura del Gobierno sobre la unión bancaria o el paro juvenil. Pero la noticia de la que huían era otra.