Huffpost Spain

Garzón sobre el 'caso Bárcenas': "Yo ya me eché las manos a la cabeza hace muchos años y pagué las consecuencias"

Publicado: Actualizado:
Print Article
GARZN
Gtresonline

El exjuez Baltasar Garzón ha asegurado que la entrada en prisión del extesorero del PP Luis Bárcenas "era una necesidad terapéutica para la sociedad española" y ha subrayado que con el desarrollo del caso "se ratifican" las investigaciones que inició.

"Ahora todo el mundo se echa las manos a la cabeza porque aparecen 48 millones de euros. Yo ya me las eché hace muchos años y después he pagado las consecuencias de esa coherencia", ha dicho en Oviedo antes de recoger el premio '13 Rosas'.

Garzón, para quien "ya no me merece la pena hablar más de ello", se ha mostrado "contento" porque la acción de la justicia se desarrolle. "Lo único que tengo es pesar de que se haya tardado tres años", ha añadido, recordando las "denuncias y ataques del PP desmesurados y la persecución por parte de algunos medios de comunicación".

"BASTANTE TENEMOS ENCIMA"

"Yo no estoy al cargo de la investigación y por tanto no sé lo que hay en ella, sé lo que había. El juez, la policía y el fiscal tienen la obligación de investigar y si hay más responsabilidades así debería quedar constancia por necesidad democrática y terapia social. Bastante tenemos encima como para que, en los casos de corrupción, no se llegue al fondo de la verdad", ha apuntillado.

En este sentido, ha señalado que es necesario determinar quién pagó, quién recibió y por qué", al tiempo que se limitó a decir que el Consejo General del Poder Judicial se limitó a acatar una sentencia. "El Tribunal Supremo dictó su sentencia, no estoy de acuerdo con ella, absolutamente en desacuerdo con ella, no había motivo para la condena, ni siquiera para la investigación, pero bueno las cosas están escritas y así quedan, de momento", ha remarcado.

Con todo, en relación con la actuación de la Fiscalía y de su petición de prisión para Bárcenas, Baltasar Garzón ha resaltado que "siempre" estuvo de acuerdo con sus decisiones. "Yo no me alegro de que nadie entre en prisión, pero creo que era una necesidad terapéutica para la sociedad española", ha asegurado.