POLÍTICA

Runrún de cambios en Génova: El pulso entre Arenas y Cospedal

19/08/2013 21:48 CEST | Actualizado 19/08/2013 21:48 CEST
GTRES

"Yo creo que el PP está en condiciones de afrontar una segunda etapa. Consolidar, por un lado, la labor de gobierno transformándola ya en creación de empleo, y por otro también ir preparando los procesos electorales futuros". Estas son las palabras que ha lanzado este lunes el diputado del PP Vicente Martínez-Pujalte, en un momento en el que ha vuelto el runrún de posibles cambios en el partido.

Los populares están viviendo un verano bastante ‘caliente’, en el que se han visto estampas inéditas como el ‘paseíllo’ ante la Audiencia Nacional de su secretaria general, María Dolores de Cospedal, y sus antecesores Javier Arenas y Francisco Álvarez-Cascos.

El caso Bárcenas no deja de elevar la temperatura en la sede del PP en la calle Génova. La cúpula popular está de vacaciones, tras unas tórridas jornadas de agosto en las que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tuvo que comparecer en el Parlamento y se han conocido nuevas revelaciones sobre la supuesta contabilidad B del Partido Popular.

Pero en esta etapa de silencio mediático, muchos piensan ya en la vuelta del curso político que promete nuevas emociones. Y no es un retorno cualquiera, ya que en la mente de todos está que toca volver a enfrentarse en meses a unas nuevas elecciones: las europeas de 2014.

Según Efe, varios dirigentes y parlamentarios del PP admiten la posibilidad de que el líder del PP acometa cambios, aunque no se ponen de acuerdo en la dimensión de los mismos.

Lo que tienen claro en Génova es que sólo él tendrá la última palabra para decidir. No esperan en cualquier caso que los cambios -que pueden afectar también al funcionamiento y la organización del partido- se precipiten nada más acabar el verano.

Para Martínez Pujalte, "es bueno que la renovación exista siempre y cuando" Mariano Rajoy y su Comité Ejecutivo "crean que es mejor sustituir a Pepe por Juan para el proceso electoral futuro". "Yo creo que eso el partido lo aceptaría extraordinariamente bien", ha remachado.

Sobre dónde debería situarse el límite del proceso de renovación interna del partido, ha contestado que se trata de algo que deben "determinar el señor Rajoy y la secretaria general, que son los que recibieron el voto directo del congreso".

COSPEDAL VS. ARENAS

Los posibles cambios, sobre los que se lleva especulando desde hace meses, han tomado fuerza tras las declaraciones de Cospedal, Cascos y Arenas. Las palabras de la secretaria general, según ha asegurado a Efe un miembro del Comité Ejecutivo Nacional, ha levantado ampollas en un sector del partido.

Cospedal negó ante el juez Pablo Ruz la supuesta existencia de una contabilidad B del PP y del pago de sobresueldos, pero señaló al presidente del Gobierno como responsable de la indemnización en diferido de Luis Bárcenas, pactada en una reunión a la que también asistió Javier Arenas.

Cospedal, en la Audiencia

A partir de ahí se han ahondado las diferencias entre los seguidores de Cospedal y los de Javier Arenas. Según El País, la evolución del escándalo del extesorero ha aumentado las tensiones entre estos dos sectores del partido y amenaza la cohesión de la que siempre presumen en Génova.

El futuro de Arenas no está claro. El exministro es una figura muy cercana a Rajoy y fue uno de sus grandes apoyos en el decisivo congreso de Valencia de 2008, pero se encuentra en una situación complicada tras fracasar en su intento de presidir Andalucía y haberse aireado su cercana relación con Bárcenas.

LO QUE LES ESPERA

Aunque no lo reconozcan públicamente, parte del futuro (tanto inmediato como a largo plazo) del PP pasa por lo que suceda en la Audiencia Nacional. El juez Ruz continúa su investigación y ya ha convocado para el próximo 10 de septiembre para declarar como testigos a las secretarias de Bárcenas y Álvaro Lapuerta y a los auditores internos del PP.

La oposición endurecerá su ofensiva contra los populares por el caso en septiembre. Los socialistas ya han avanzado una serie de propuestas que derivarán en una petición de reprobación en el Parlamento del presidente del Gobierno porque “no puede quedar impune” su “mentira en sede parlamentaria”.

Además, en el calendario interno de los populares está la celebración de una convención nacional, que todavía no tiene fecha concreta. Con este cónclave arrancará la precampaña para las europeas, unas elecciones, que según trasladó Cospedal a los presidentes provinciales del partido, son de “primer orden”.

En todas las quinielas aparece el nombre del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, como uno de los favoritos para trasladarse a Bruselas, ya sea de cabeza de lista del PP como de comisario europeo. Esto abriría la puerta a un cambio en el Gobierno, en el que Rajoy podría sustituir a los ministros más problemáticos e iniciar una segunda fase de su mandato.

Alejado de los focos y de la actividad parlamentaria, Rajoy prepara en soledad ‘la vuelta al cole’. ¿Cuántas sorpresas tendrá preparadas?