POLÍTICA
06/10/2013 15:53 CEST | Actualizado 06/10/2013 15:53 CEST

Unas 3.000 personas exigen en las Cases d'Alcanar (Tarragona) el cierre del depósito Castor

EFE

Unas 3.000 personas se han manifestado este domingo a mediodía en las Cases d'Alcanar (Tarragona), según el primer recuento policial, para exigir el cierre y desmantelamiento del depósito submarino de gas Castor, que presuntamente ha provocado continuos terremotos en la zona.

Los organizadores, la Plataforma Ciutadana en Defensa de les Terres del Sénia, cifran en 6.000 los asistentes y han asegurado que presentarán una denuncia ante la Fiscalía de Castellón por los "daños" producidos y que ofrecerán un escrito tipo de denuncia para que cualquier persona pueda denunciar a título individual, en declaraciones al canal 3/24 recogidas por Europa Press.

LEE EL ARTÍCULO: LAS CLAVES DEL PROYECTO CASTOR

El alcalde de Alcanar, Alfons Montserrat (ERC), ha cifrado en más de 400 los movimientos sísmicos que se han producido en la zona y ha valorado que, si hasta ahora sólo se ha inyectado parte del gas que servirá de base del almacén, la compresión de introducir más y la descompresión de extraerlo cuando esté plenamente operativo el depósito supondrá un "riesgo evidente" para la población.

Esta es la manifestación contra el proyecto Castor más multitudinaria que se ha producido hasta ahora, después de que cerca de 2.000 personas protestasen el pasado jueves en Vinarós.

¿QUÉ ES EL PROYECTO CASTOR?

El Proyecto Castor aprovecha un antiguo yacimiento petrolífero situado a unos 21 kilómetros de la costa, frente a Vinaròs (Castellón), y a 1.700 metros de profundidad. Se trata de un depósito estratégico, pensado para almacenar una cantidad de gas natural equivalente a un tercio de lo que consume toda España en 50 días, publica El País.

La obra aprovecha la estructura geológica del antiguo yacimiento petrolífero de Amposta (Montsià), y ha sido posible gracias a una inversión de 1.300 millones de euros, aportados por un consorcio de 19 bancos internacionales, cinco de los cuales son españoles. Según Escal UGS, se trata de un emplazamiento estratégico para España, muy necesario para sortear los periodos de escasez en el suministro de gas natural.

Sin embargo, el propio Gobierno ve vínculos entre esa inyección de gas y los terremotos en la zona, que han llegado a alcanzar los 4,1 grados de intensidad.

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado los trabajos en el depósito, que están paralizados, no se reanudarán hasta que "haya garantías técnicas de seguridad al 100% para las personas y bienes".

MÁS SERIES