POLÍTICA

Aznar: "Si yo quisiera desafiar a alguien, lo desafiaría. Si yo quisiera volver, volvería"

03/11/2013 12:18 CET | Actualizado 03/11/2013 12:18 CET
GTRES

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha vuelto. Al menos, a hablar con la prensa. El día 7 presenta el segundo volumen de sus memorias, titulado El compromiso del poder, y el exjefe del Ejecutivo vuelve a generar polémica con sus declaraciones.

Un día después de que se conocieran los detalles de ese libro (en el que reconoce, entre otras cosas, que el CNI no avaló la implicación de ETA en el 11-M), Aznar ha concedido una entrevista a XL Semanal, el suplemento de Vocento, en el que vuelve a mostrarse misterioso sobre una posible vuelta a la política. "Yo no tengo ninguna tentación política en este momento", asegura. Pero, inmediatamente después avisa: "Si yo quisiera desafiar a alguien, lo desafiaría. Si yo quisiera volver, volvería".

Con todo, Aznar asegura que le gustaría que "las circunstancias" no le "obligasen" a hablar porque, dice, tiene "muy poco trato con los periodistas" y, por eso, las cosas que tiene que hacer públicas le cuesta hacerlas. Pero el expresidente asegura que la situación de España le obliga a hablar.

"Yo doy ideas para intentar solucionar los problemas que tiene el país". Y uno de los principales problemas, según Aznar, es que hay "un proyecto de secesión que implica la ruptura del pacto institucional". "Se puede, se debe y se tiene que ganar. España no se va a romper, pero algunos van a llevar a Cataluña al desastre", advierte.

CRÍTICAS AL GOBIERNO

En este sentido, subraya que la situación es de "enorme gravedad nacional" y que corresponde al Gobierno liderarla. "No basta con que el Gobierno sea aliado de todo aquel que se enfrente con esa posición secesionista", critica. Sus recados al Gobierno van más allá. Aznar vuelve a asegurar que no es partidario de subir los impuestos porque "afecta a las clases medias" y que lo que conviene es "más liberalización, más apertura y menos impuestos".

Pese a sus críticas, reconoce que serán "los españoles" los que tendrán que "juzgar" al Ejecutivo. "Yo me siento un español más al que le gustaría ver que algunas cosas las afrontamos con toda decisión", asegura. Afirma, además, que a Rajoy intenta "molestarlo" lo menos posible. "Yo nunca llamo a los presidentes, salvo que sea una cosa excepcional, y a los ministros procuro darles también la lata lo menos posible", dice.

En ese sentido, Aznar cree que Rajoy sabe muy lo que piensa de él: "Si tengo algo que decir lo digo".

RELACIONES PERSONALES

En la entrevista, Aznar no entra en polémicas personales. Ni con Esperanza Aguirre ("la familia Aguirre y la familia Aznar son amigas desde hace muchísimos años"), ni con el rey ("en cuanto a lo personal, nuestra relación fue siempre correcta y afectuosa") ni con Luis Bárcenas ("yo lo desconozco totalmente").

Sí habla, sin embargo, de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que es también su esposa. "Antes de la decisión de los Juegos Olímpicos le dije: "Mira, Ana, si Madrid gana la candidatura, la va a ganar a pesar tuyo; y si la pierde, tú vas a tener la culpa. ¿Estás en eso?"

En este sentido, critica a todos aquellos que se mofaron de la famosa frase "a relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor", pronuncia por Botella ante los miembros del COI. "Como todo el mundo sabe, España es un país de habla inglesa en donde todo el mundo habla inglés, especialmente los más críticos son los que mejor lo hablan. Unos lo hacen con acento de Oxford y otros lo hablan con acento de Cambridge, y algunos directamente con acento de Eton".

Aznar, el 11-M y ETA

Una memoria de Aznar