TENDENCIAS

Woody Allen contesta a las acusaciones de abuso sexual de su hija Dylan Farrow

08/02/2014 11:05 CET | Actualizado 08/02/2014 15:34 CET
GTRES ONLINE

Woody Allen niega que abusase sexualmente de su hija Dylan Farrow en 1992. En una carta publicada en The New York Times, acusa a la actriz Mia Farrow, su expareja, de haber manipulado a la hija adoptiva de ambos hasta que los presuntos abusos se han convertido en una realidad en la mente de Dylan, según él.

"Por supuesto que no abusé de Dylan. La quería y espero que un día se dé cuenta de cómo ha sido engañada para mantenerse alejada de un padre que la quería, y explotada por una madre más interesada en alimentar su propia rabia que en el bienestar de su hija", escribe Allen.

La separación de Allen y Mia Farrow protagonizó decenas de portadas de periódicos y tabloides, y generó una gran controversia por entonces. El cineasta no fue culpado de cargo alguno, y entonces como ahora ha negado que abusase sexualmente de su hija.

La versión del cineasta llega como respuesta a la carta que Dylan Farrow publicó en el mismo medio el pasado 1 de febrero, en la que describía los recuerdos que tiene de aquella época:

"Cuando tenía siete años, Woody Allen me cogió de la mano y me llevó a un sombrío desván en la segunda planta de nuestra casa. Me dijo que me tumbara boca abajo y que jugara con el tren eléctrico de mi hermano. Entonces abusó de mí sexualmente. Él me hablaba mientras lo hacía, susurrándome que si era una buena chica, que si ese era nuestro secreto, me prometía que iríamos a París y me convertiría en una estrella de sus películas", relató Farrow, que ahora tiene 28 años.

Allen considera que estos recuerdos son fruto de la manipulación de Mia Farrow: "No dudo de que Dylan haya llegado a pensar que abusé de ella, pero si desde los siete años una madre fuerte enseña a una niña vulnerable a odiar a su padre porque es un monstruo que abusó de ella, ¿es tan inconcebible que después de muchos años de adoctrinamiento de esta imagen que Mia quería establecer de mí se haya afianzado?"

VENGANZA DE MIA FARROW

Todo el episodio de abusos sexuales, según Woody Allen, habría sido una venganza planeada por su ex Mia Farrow porque el cineasta comenzó una relación amorosa con la hija adoptiva de esta, Soon-Yi Previn. En su escrito Allen trata de desmontar el relato completo de los abusos que denuncia Dylan, incluyendo el escenario en el que esta asegura que ocurrieron, el desván. "Incluso el lugar donde se supone que ocurrieron los abusos inventados fue elegido de forma torpe, pero interesante. Mia eligió el desván de su casa de campo, un lugar al que ella debería saber que yo no iría nunca porque es un sitio pequeño, estrecho y cerrado en el que uno casi no se puede poner de pie, y yo tengo una claustrofobia enorme". Allen aprovecha para recordar que Mia Farrow, que estuvo casada con André Previn, le "robó" el marido y traicionó la amistad de Dory Previn, que le dedicó la canción Beware of Young Girls (Cuidado con las chicas jóvenes). En el mismo álbum salió el tema With My Daddy in the Attic (Con mi padre en el desván), de cuyo título, sugiere Allen, habría salido el escenario de los abusos.

Allen llega incluso a cuestionar que fuese su hija adoptiva quien escribió la carta publicada en el blog de Nicholas Kristof, en The New York Times, y sugiere que habría sido en realidad Farrow, o que esta la habría al menos guiado: "¿La carta beneficia realmente a Dylan o simplemente es un paso más en la agenda mezquina de su madre? Que consiste en hacerme daño a mí con una calumnia. Hay incluso un pobre intento de perjudicarme profesionalmente intentando involucrar a estrellas del cine, lo que huele mucho más a Mia que a Dylan".

En su escrito, la hija del cineasta sostenía que, con las "últimas nominaciones a los Premios Oscar, esta vez, se ha negado a derrumbarse" después de que, durante todo este tiempo, "la aceptación hacia Woody Allen" le haya "silenciado". Dylan interpelaba directamente a algunos actores que han trabajado con su padre: "¿Que habría pasado si hubiera sido tu hijo, Cata Blanchet, Louis CK (Louis Szekely), Alec Baldwin? ¿Y si hubieras sido tú, Emma Stone? ¿O tú, Scarlett Johansson? Tú me conociste cuando era una niña pequeña, Diane Keaton. ¿Me has olvidado?".

El director insiste en su escrito en que su acusación no debe impedir a otras víctimas de abusos que se pronuncien sobre la terrible experiencia que han atravesado. "No quiero desanimar a otras víctimas para que hablen, pero a veces hay gente que es injustamente acusada y eso es algo terrible", apuntó el responsable de Annie Hall y Manhattan.

Allen cierra su declaración aseverando que esta será la última vez que se pronuncie sobre esta cuestión y reitera que no permitirá que nadie más responda por él. "Ya se ha hecho daño a bastante gente", zanjó el director.

El hermano de Dylan Farrow, Moses Farrow, que rompió toda relación con su madre y su familia y sí la mantiene con su padre, apoyó la tesis del cineasta sobre el lavado de cerebro que habría practicado Mia Farrow en unas declaraciones recientes en las que negó los abusos y acusó a su madre de orquestar el escándalo. Dylan se mostró muy dolida por la defensa de Allen emprendida por su hermano y aseguró a la revista People que su madre nunca le manipuló ni impuso estos recuerdos en su mente: "Mis recuerdos son míos. Y los tengo. Ella estaba desolada cuando se lo conté. Cuando decidir sacar la historia a la luz ella esperaba en el fondo que me la hubiese inventado. En una de las conversaciones más dolorosas que he tenido nunca, me sentó y me preguntó si estaba diciendo la verdad. Me dijo que papá decía que no había hecho nada. Y yo dije: 'Está mintiendo'".