TENDENCIAS
05/05/2014 09:38 CEST | Actualizado 05/05/2014 09:42 CEST

¿Quieres dejar de roncar? Aquí tienes lo que funciona (y lo que no)

GTRESONLINE

Durante mucho tiempo los ronquidos se han considerado poco más que una molestia. No obstante, no son algo que debamos ignorar. Según los expertos del sueño, roncar es una señal de que algo pasa.

“Cuando roncas, gastas demasiada energía para respirar”, afirma el doctor Safwan Badr, presidente de la American Academy of Sleep Medicine. “Roncar es como la fiebre para la medicina interna; te dice que algo ocurre, pero no te dice el qué”.

Los ronquidos se producen cuando las vías respiratorias de una persona se estrechan, provocando que, al respirar, el tejido de la garganta vibre cuando el aire pasa por ahí. “En principio, roncar no es normal”, dice. Como médico, le gustaría saber por qué una persona ronca para poder proporcionarle el mejor tratamiento, en lugar de que sea la propia persona la que se encargue de sus cuidados. “Me aseguraría de que el cuerpo no nos está advirtiendo de un trastorno de la respiración durante el sueño o de una apnea del sueño”, explica.

Durante la apnea del sueño, las personas que roncan dejan de respirar, y esto puede llegar a ocurrir cientos de veces cada noche. Es importante recibir un diagnóstico preciso, ya que ésta tiene muchas repercusiones en la salud. La apnea eleva el riesgo de sufrir ataques al corazón, depresión y diabetes. Aunque los ronquidos estén causados por una alergia estacional o por congestión nasal, existen tratamientos que pueden mejorar estas condiciones, y que solo los médicos conocen, asegura.

Aun así, muchas personas que roncan y sus pobres compañeros de cama siguen buscando pequeños remedios caseros. Badr nos comenta las opciones disponibles en el mercado que pueden funcionar, y otras por las que no merece la pena gastar tiempo ni dinero.

Tiras nasales

El veredicto: Olvídate de ellas. El doctor afirma que en general no funcionan. Las vías nasales de las personas que roncan sufren un estrechamiento severo, lo cual quiere decir que unas tiritas no pueden actuar en suficiente profundidad. “Pueden (o no) afectar a la acústica”, explica, “pero no a la mecánica de las vías respiratorias”. En otras palabras, puede que los compañeros de cama frustrados oigan menos ruido, pero el problema no se va a ir tan fácilmente.

Perder peso

El veredicto: ¡Pruébalo! Una persona con sobrepeso suele tener más tejido en el cuello, que oprime las vías respiratorias y produce las vibraciones que generan los ronquidos, explica el doctor. “La gente que va cogiendo peso cada año puede desarrollar apnea del sueño; pero, si al engordar es cuando empiezan a roncar, perder peso puede contribuir a aliviar sus ronquidos”. En cualquier caso, perder ese sobrepeso conlleva un buen número de beneficios adicionales para la salud.

Dormir de lado

El veredicto: ¡Pruébalo! Si duermes boca arriba, la presión sobre el cuello es mayor. Por tanto, al girar el cuerpo, los ronquidos se suavizan, explica el doctor. Las personas que roncan probablemente estén acostumbradas a que su pareja les dé codazos. Si quieres ahorrarte algún que otro moratón, los expertos recomiendan este truco casero: cose una pelota de tenis dentro del bolsillo delantero de una camiseta vieja; luego, ponte la camiseta del revés para dormir. Así, no tendrás la tentación de dormir boca arriba.

Dormir con un humidificador

El veredicto: Se puede considerar. Si tus ronquidos están causados por una alergia o por congestión nasal y el aire seco empeora tus síntomas, los humidificadores pueden ser de ayuda, afirma Badr. Ante todo, no resulta perjudicial. Sin embargo, advierte, “aunque muchos de estos remedios puedan funcionar en parte, probablemente no sean la solución definitiva”. Si crees que los ronquidos se pueden curar con un humidificador, estás minimizando la gravedad del asunto; en su lugar, deberías consultárselo a tu médico, sugiere.

Evitar el alcohol por la noche

El veredicto: ¡Pruébalo! Si roncas de manera ocasional, las bebidas antes de ir a la cama pueden empeorar tu situación, asegura el doctor Badr, debido a que el alcohol relaja los músculos que mantienen abiertas las vías respiratorias. El alcohol antes de ir a dormir también provoca un sueño menos reparador, desapacible, por lo que conviene evitarlo por la noche, incluso si no roncas.

Almohadas especiales

El veredicto: Olvídate de ellas. Aunque es cierto que, dependiendo de la posición del cuello, las vías respiratorias pueden ensancharse o estrecharse, lo normal es que cambies de postura a lo largo de la noche, explica Badr. Suprimir los ronquidos no suele ser tan sencillo como comprarse una almohada nueva, dice, y no existen pruebas científicas que demuestren su utilidad.

Válvulas nasales

El veredicto: Te lo puedes plantear. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado las válvulas nasales para el tratamiento de la apnea del sueño, explica el doctor, y también podrán estar disponibles para los ronquidos. Sin embargo, son de un solo uso, y no son precisamente baratas, cuenta.

Dispositivos orales

El veredicto: Te lo puedes plantear si ya estás harto de las demás opciones. En un paciente con apnea del sueño que no responda o no tolere el tratamiento mediante presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP), puede ser útil algún tipo de aparato bucal que mueva la mandíbula. El doctor Badr afirma que estos dispositivos también pueden ser beneficiosos para la gente que ronca, si bien es cierto que si no se les ha diagnosticado apnea del sueño y el médico no les ha recetado este tratamiento, su precio se eleva bastante.

Cirugía

El veredicto: Se puede llegar a considerar… “El CPAP es el tratamiento de referencia”, afirma Badr, y si roncas tanto que has llegado a plantearte la posibilidad de operarte, probablemente tengas apnea del sueño. La cirugía es una opción solo en casos en los que no haya funcionado el tratamiento de CPAP. Además, un equipo de médicos y especialistas deberá realizar una evaluación antes de tomar una decisión. Básicamente, una operación de tales características no se puede tomar a la ligera.

En conclusión: presta atención a tus ronquidos, sobre todo si tienes otros achaques o si te sientes cansado por el día, aconseja Badr. “La gente tiende a justificar sus síntomas, pero puede que estén obviando algo importante”.

Traducción de Marina Velasco Serrano

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS SERIES