TENDENCIAS

Giorgio Armani cumple 80 años: un hombre rodeado de amigos (FOTOS)

11/07/2014 08:50 CEST | Actualizado 14/07/2014 18:05 CEST
GTRESONLINE

El diseñador de moda italiano Giorgio Armani cumple mañana 80 años, toda una vida dedicada a las pasarelas, sobre las que ha colocado la sobriedad y la elegancia como su principal sello distintivo.

Trajes, complementos, perfumes, cosméticos, gafas o relojes llevan el sello de Armani pero también restaurantes o incluso una cadena de hoteles que se estrenó en 2010 en Dubai (Emiratos Árabes) y que es el último gran proyecto del modisto nacido en Piacenza (norte de Italia).

En las últimas décadas Armani ha demostrado que no sólo sabe vestir al hombre y a la mujer sino también dirigir con éxito su imponente imperio, en especial desde 1985, cuando el hombre de negocios y la otra mitad de la firma, Sergio Galeotti, falleció. Con él había fundado diez años antes su firma, Giorgio Armani, tras presentar con éxito su primera colección en una cafetería milanesa.

(Sigue leyendo después de la galería...)

Giorgio Armani y amigos

Armani nació el 11 de julio de 1934, siendo el mediano de tres hermanos y en el seno de una familia relativamente acomodada que, sin embargo, pasó sus apuros durante la II Guerra Mundial. "El cine de Milán era un refugio, un palacio de los sueños, y las estrellas de las películas eran tan glamurosas. Me enamoré de la belleza idealizada de las estrellas de Hollywood", declararía a la revista Harper's Bazaar en una entrevista en 2009. El pequeño Armani probablemente ni soñaba por aquel entonces en convertirse en el diseñador fetiche de estrellas como Michelle Pfeiffer, Jodie Foster, John Travolta o, más recientemente, George Clooney o Lady Gaga.

El cine también le valió para abrirle las puertas de los Estados Unidos, donde consiguió notoriedad gracias a la película American Gigolo (1980) en la que vistió a Richard Gere. Posteriormente también se encargaría del vestuario de otros largometrajes como Los intocables de Elliot Ness (1987), Algo para recordar (1993) o Belleza robada (1996).

Volviendo a sus primeros años, la fascinación por la anatomía y las formas del cuerpo humano del joven Armani le llevaron a matricularse en Medicina, carrera que abandonó tan sólo dos años después para dedicarse a su verdadera pasión: la moda. Armani comenzó en el oficio desde la base. Así, con 23 años, se empleó como dependiente en Milán en los grandes almacenes La Rinascente, donde trabajó durante siete años. Dejaría este trabajo para entrar, ahora sí como diseñador, en la firma Nino Cerrutti, en la que permaneció mientras trabajaba al mismo tiempo como modisto independiente, ayudado y apoyado por su amigo incondicional y el que sería poco después su socio Sergio Galleotti.

"Mi visión estaba clara: yo quería apartar todos los artificios en el vestir. Yo creía en los colores neutros", diría a Women's Wear Daily.

Los diseños de Armani, de hecho, se caracterizan por su sencillez a pesar de tratarse de alta costura, una simplicidad entendida como sobriedad y naturalidad y sin restar un ápice de elegancia. Así lo demostró la firma en la presentación el pasado junio en Milán de la nueva colección para hombre de Emporio Armani (la línea juvenil de la firma) para la próxima temporada primavera/verano. En ella, el blanco y el negro predominaban en unos diseños ceñidos al cuerpo masculino que resaltaban una vez más la combinación entre naturalidad y buen gusto, marca de la casa.

Una casa fundada en 1975 y que logró un éxito meteórico llegando su época dorada en los años ochenta, gracias a su apertura al gran público pero sin perder en ningún momento la distinción requerida en la alta costura. "Yo diseño para la gente real. Pienso en nuestros compradores todo el tiempo. No hay virtud ninguna en crear ropas o accesorios que no son prácticos", recoge el libro Giorgio Armani: Empire of the Senses (2013) de John Potvin. Esta obra repasa no sólo el impacto de Armani sobre las alfombras rojas y las pasarelas sino también su aportación a la industria textil italiana y a las estrategias de expansión global de la estética, la cultura y de las grandes corporaciones.

Mesurado, discreto y pragmático, el ya octogenario Armani continúa al frente de su gran imperio, cuya nueva cadena hotelera supone su desafío más inmediato. Entre tanto, sigue dando lecciones de moda y estilo, como al primer ministro italiano Matteo Renzi, a quien aconsejó el pasado 23 de junio incluir "una corbata en su vestuario habitual" para dar una mejor imagen de sí mismo.

"Ha pasado el momento de los excesos y las extravagancias. Hoy es necesario ser serio, preparado, concentrado. En el vestuario, en el pensamiento y en las relaciones", dijo también el modisto, una frase que podría representar perfectamente el lema de su vida