NOTICIAS

Gotze hace más grande a Alemania (1-0)

13/07/2014 19:39 CEST | Actualizado 14/07/2014 13:40 CEST

Como dijo Lineker, al final ganó Alemania. La gran favorita al título se hizo con el Mundial de Brasil 2014 al vencer a Argentina con un solitario gol de Gotze en la segunda parte de la prórroga. La Argentina de Messi, cuya aportación fue de nuevo discreta, deberá esperar cuatro años más tras 23 aguardando una oportunidad así. Alemania fue justa campeona de este Mundial y sucede a España como el mejor combinado del planeta.

VER TODAS LAS ESTADÍSTICAS DEL PARTIDO

Alemania y Argentina demostraron cómo debe jugarse una final del Mundial, con ritmo, con fuerza y con ocasiones. Fue un verdadero partido de fútbol, que comenzó con los germanos dominando con la pelota y los argentinos, con el corazón. Y eso hizo que los de Sabella disfrutaran de las mejores oportunidades al comienzo del encuentro, de las que, seguramente, se arrepentirán durante mucho tiempo.

Especialmente Higuaín, que parece predestinado a fallar en las grandes citas. Un error clamoroso de Kroos en un despeje le dejó sólo ante Neuer, pero el delantero del Nápoles fue incapaz de mirar a la portería y atinar. Remató con los ojos cerrados e impactó el balón de tal modo que se marchó a la derecha de la portería alemana para sorpresa de los aficionados argentinos.

Minutos después consiguió anotar, pero el juez de línea anuló la jugada por claro fuera de juego. La jugada había llegado por la derecha, donde Messi encontró un hueco para casi resarcir a su compañero. Pero la defensa alemana estaba allí para impedirlo.

Los de Low también crearon ocasiones. Sobre todo gracias a Lahm, que desde la derecha, y siempre con el mismo patrón (viaje hacia la línea de fondo y centro atrás), buscaba a sus compañeros para que éstos pusieran en apuros a Romero. El guardameta argentino, héroe ante Holanda en los penaltis, tuvo una sobresaliente actuación en varios tiros alemanes, especialmente dos de Schurrle.

De hecho, Alemania estuvo cerca de irse al descanso con un gol de ventaja, si el remate de cabeza de Howedes tras un córner botado por Kroos no se hubiera estrellado en el palo.

EL GOL DE GOTZE

Sin embargo, pese a la alternativa en las áreas, ni Alemania ni Argentina eran capaces de romper la igualada. Tras el descanso, Sabella dio entrada a Agüero por Lavezzi y Argentina encontró los huecos en la defensa de Alemania. Fue superior en el inicio, hasta el punto de que Messi, sólo ante Neuer, estuvo a punto de superarle con un buen zurdazo. Su tiro se perdió a la izquierda del marco.

Poco a poco Alemania fue recuperando el control del partido hasta crear las últimas ocasiones del partido. Aunque Palacio estuvo cerca de superar a Neuer por alto, los alemanes seguían teniendo el partido en sus manos. Pero no hubo forma de traspasar a las defensas y a los porteros. Los jugadores, cada vez más cansados, lo dieron todo de un área a otra, hasta que llegó el final del partido.

En la prórroga, Low decidió dar entrada a Gotze, un menudo mediapunta que se convirtió en el héroe de Alemania. Pero no fue hasta la segunda mitad de la prórroga, a la que se llegó tras varias ocasiones de ambos conjuntos, cuando Schurrle recorrió la banda izquierda y centró para Gotze, que controló con el pecho y, sin dejarla botar, remató con la zurda para hacer historia con Alemania.

Su gol, como lo fue el de Iniesta, será recordado en la historia del fútbol germano. Se analizará la estética del control en carrera, del equilibrio para esperar a que el balón llegue a la altura perfecta para, con un giro perfecto del cuerpo, empalmar con el pie izquierdo un tanto que vale un centro mundial.

La final del Mundial, en imágenes