POLÍTICA

Fallece un segundo espeleólogo español atrapado en Marruecos

05/04/2015 21:19 CEST | Actualizado 06/04/2015 01:02 CEST
PEPE TORRES / EFE

José Antonio Martínez Jiménez, un segundo de los tres espeleólogos accidentados en el Atlas marroquí, de 41 años de edad y granadino de origen, ha fallecido también por sus heridas, según ha comunicado a Efe un portavoz del Ministerio del Interior, que no ha aportado más detalles de momento. Tenía una contusión en la cabeza y una herida en una pierna.

El tercer montañero, el también policía Juan Bolívar, estaría ileso y ya habría sido rescatado a la ciudad de Uazarzate. Tiene 27 años y, aunque también es granadino, está destinado en Madrid, informa Europa Press.

virues

Son, por tanto, dos los muertos en Marruecos a causa del accidente ocurrido en el sur de ese país, pues el sábado se informó del fallecimiento de otro de los integrantes del grupo, Gustavo Virués. El joven abogado y empresario era de Chiclana de la Frontera (Cádiz). De 41 años, estaba casado y tenía dos hijos.

Juan Rengel, compañero de expedición y primo de Virués, en declaraciones a Antena3 había asegurado tras la muerte de su allegado que "de los otros dos compañeros, hay uno con la pierna rota y lleva así una semana y cada minuto que pasa empeora y tememos por su vida. Igual en vez de lamentar la muerte de uno tenemos que lamentar la muerte de dos si no se le saca de ahí con urgencia". Un hermano de este fallecido, David, también participaba en la expedición organizada a Marruecos y habría sido el encargado de trasladar a sus familiares la noticia.

Los tres españoles llevaban seis días perdidos, en el fondo de un barranco al que cayeron, a unos 100 metros al menos de profundidad.

Tras conseguir el permiso de las autoridades marroquíes, cuatro agentes de la Guardia Civil y tres GEO de la Policía Nacional han llegado a la zona y se han marchado a la zona del Atlas, en Ouarzazate, donde ocurrió el accidente, para contribuir en las labores de rescate.

Hay confusión aún sobre la coordinación entre las autoridades españolas y marroquíes ante este caso, ya que el aviso de la desaparición de los tres aventureros se conoció el viernes y ya el sábado por la mañana habían sido avistados por helicópteros de la Gendarmería marroquí.

Según informa El País, un avión de la Policía Nacional estaba preparado desde el viernes para despegar hacia el lugar del accidente. La Federación Andaluza de Espeleología denuncia que Rabat no autorizó que un grupo de 16 especialistas de élite españoles se unieran al dispositivo de rescate.

UN RESCATE MUY COMPLEJO

Las últimas informaciones de fuentes diplomáticas aseguraron que la operación de rescate es "muy compleja técnicamente", y que "no se descarta que los servicios de rescate y los españoles pasen la noche en el lugar". Los miembros de la operación de rescate, integrada por miembros de la Gendarmería Real, Protección Civil y dos médicos, han llegado a última de la tarde al lugar en el que se encontraban.

Nada más ser localizados, un equipo integrado por la Gendarmería Real marroquí, Protección Civil y dos médicos se dirigió hasta el acantilado, situado en la localidad de Tarmest, perteneciente al poblado rural de Iminulauen, en la región de Uarzazate. Desde España, fuentes del Ministerio del Interior comunicaron que el rescate tendrá que ser terrestre, ya que el helicóptero no ha podido aterrizar en esta zona montañosa y lo ha hecho a unos 60 minutos andando hasta el lugar donde han sido avistados.

Fuentes del Gobierno español explicaron a Servimedia que los agentes de la Gendarmería desplazados a los alrededores de Ouarzazate, donde se divisó a los espeleólogos desaparecidos, no lograron rescatarlos desde el helicóptero. Por ello, aterrizaron a unos 45 o 60 minutos a pie del lugar donde se encuentran los montañeros y tratarán de rescatarles por tierra, a través de una cordada.

El equipo español de rescate llegó este domingo a la zona del sur de Marruecos donde sufrieron un accidente los tres espeleólogos españoles pero no podrán trabajar hasta el lunes, dijeron a Efe fuentes policiales marroquíes y diplomáticas españolas.

El equipo fue enviado desde España para sacar del fondo de un barranco del Atlas marroquí a los tres expedicionarios andaluces, dos de los cuales han fallecido, según un portavoz del Ministerio español de Interior.

"Han procedido a un reconocimiento de la situación y prevén proceder al rescate a primera hora de la mañana del lunes", previsiblemente alrededor de las 6.00 hora local (7.00 horas en España), según las fuentes diplomáticas.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mandado un mensaje de condolencia a las familias de los aventureros:

UN AÑO PARA ORGANIZAR EL FATÍDICO VIAJE

Virués, que es de quien por ahora se conocen más detalles, era presidente de una asociación de deportes de aventura desde el año 2000, con la que organizó el viaje al país africano con un grupo compuesto por nueve personas. Según han señalado a Efe fuentes de la familia, ese año fundó la asociación Bahía Natur, especializada en deportes de aventura relacionados con el medio natural, como montañismo, kayak, escalada y alpinismo.

Sin embargo, las mismas fuentes han precisado que Virués llevaba practicando actividades de este tipo desde que estudió la carrera de Derecho en Granada, hace más de 20 años, e incluso había participado en el rescate de algún compañero.

La expedición a Marruecos la había estado preparando durante un año junto al resto de miembros del grupo que le acompañaban, un total de nueve personas, entre las que están los otros dos espeleólogos que resultaron atrapados.

El fallecido expuso en 2011 en un reportaje emitido en el canal de televisión Onda Cádiz su pasión por el deporte y la naturaleza, que compatibilizaba con el ejercicio de la abogacía.

En el programa hacía un repaso por algunas de las expediciones que había organizado con su asociación y reconocía el riesgo que conlleva este tipo de actividades.

"No nos gusta el riesgo por el riesgo; el riesgo es inevitable, porque, si es un objetivo difícil, lo lleva implícito, pero no es un deporte de riesgo", aseguraba.

Asimismo, en el programa reconocía la importancia de preparar las expediciones con documentación y práctica, además de contar con conocimientos de primeros auxilios y con equipos y tecnología para facilitar posibles rescates, como teléfonos vía satélite.

"Es necesario estar muy preparado, tener mucha experiencia y confiar mucho en las personas que te acompañan para minimizar el impacto del riesgo, el riesgo es un invitado más en todo esto, no se hace sólo por eso pero es inevitable", señalaba.

Con todo, el abogado comentaba que él y el resto de los miembros de su asociación preferían viajar sin guía y confiar en su propia experiencia y preparación, porque los guías "suelen hacer recorridos preestablecidos", por lo que en su opinión desaparecía el "elemento de aventura".

Y ADEMÁS...

OFRECIDO POR NISSAN