ECONOMÍA

Un parlamentario griego advierte que Grecia podría no pagar la deuda a España

14/04/2015 16:57 CEST | Actualizado 14/04/2015 16:57 CEST
GTRES

Grecia podría no pagara a España la deuda de 6.500 millones que tiene con el Estado español como "lección" para mostrar que "otorgar créditos para salvar a la banca no quedará impune".

El coordinador de la Comisión del Parlamento griego para la auditoria de la deuda, Eric Toussaint, ha afirmado que, de "manera teórica, es posible" que el país heleno no pagara la deuda de 6.500 millones que tiene con el Estado español y que es "fundamental demostrar a los acreedores que no pueden endeudar a los pueblos como Estado de manera impune".

Ha afirmado también que sería una "lección muy fuerte mostrar a los gobiernos que pensaron que podrían otorgar créditos para salvar intereses de la banca privada que ese acto no quedará impune y el futuro tendrá su consecuencia".

Toussaint, que ha comparecido en la sede de ELA en Bilbao, ha sido presentado por el economista y profesor de la UPV-EHU Mikel de la Fuente, miembro de la Fundación Hitz& Hitz, que ha promovido su gira por Euskadi.

En la rueda de prensa ha estado también presente el secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, quien ha afirmado que los "márgenes para hacer política alternativa en Europa son tremendamente estrechos', que en Europa solamente cabe la política neoliberal" y que en Grecia, "igual que en las instituciones vasca e igual que en el Estado español, una parte importante del componente de la deuda es ilegímita" y la "terminan pagando los ciudadanos, en base a recortes, con arreglo a políticas presupuestarias".

"INÉDITO"

En alusión a la deuda, Toussaint ha afirmado que la decisión tomada por Grecia de constituir un Comité de Autoría de la Deuda cuyas conclusiones se harán públicas en junio, es "inédito a nivel europeo" y que su intención es identificar "la parte ilegítima, ilegal, insostenible y/o odiosa de la deuda reclamada a Grecia hoy en día".

Ha dicho, además, que en el país heleno hay una "conciencia amplia a nivel de la población sobre la ilegitimidad e ilegalidad de una parte de la deuda", aunque faltan "argumentos fuertes, basado en el Derecho Internacional, con criterio financiero global de las finanzas públicas y sus relaciones con las finanzas privadas".

Ha afirmado también que una deuda "ilegítima" es aquella que ha sido contratada "en contra del interés general de la población y en favor del interés de una minoría privilegiada de la población", mientras que la deuda "ilegal" es la contraída "sin respetar las normas jurídicas en vigor" en un Estado o en una zona económica o política.

Según ha dicho, en el caso de Grecia, la comisión analizará si la deuda es legal o ilegal y si se respetó la Constitución griega y las reglas en vigor en la UE, o si el FMI respetó sus propios estatutos cuando otorgó crédito a Grecia, algo que, de no suceder "implicaría la posible ilegalidad de la deuda".

Algo que se daría también si "no se respetaron o si derogaron convenciones" que protegen a trabajadores, la educación pública, de salud pública o jubilación.

Ha dicho también que "si se puede demostrar" que la deuda ha sido contraída "violando tratados que garantizan derechos humanos fundamentales se podría hablar del carácter odioso de la deuda".

Respecto a la sostenibilidad de la deuda, ha afirmado que una deuda insostenible es aquella cuyo reembolso impide a un gobierno garantizar a su ciudadanía el ejercicio de sus derechos económicos, sociales, culturales, políticos y civiles.

"RAJOY DESEA EL FRACASO DE SYRIZA"

Toussaint ha afirmado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "quizá más que otros quiere el fracaso de la experiencia de Syriza en Grecia para convencer a los pueblos de España de que no hay salida fuera de la austeridad europea y que un Gobierno de tipo Syriza es imposible, inconcebible en el Estado español", por eso "la importancia de brindar nuestro apoyo al pueblo griego para permitir que esa experiencia sea realmente exitosa".

Ha asegurado también que es "absolutamente necesario constituir o apoyar las iniciativas ciudadanas de auditoria que existen en el Estado español y reivindicar de parte de los parlamentos europeos una auditoria de la deuda".

Toussaint ha afirmado que el "Gobierno español dice que ha sido generoso con Grecia cuando participó en el mal llamado plan de rescate a Grecia en 2010, otorgando un crédito de 6.500 millones de euros en un crédito bilateral de España a Grecia y había que auditar ese crédito de España a Grecia, porque ese crédito aumentó la deuda del Estado español".

Preguntado por si podría darse el caso de que Grecia no pagara la deuda que tiene con el Estado español, ha afirmado que eso "le corresponde al Gobierno de Grecia al Parlamento griego, pero, de manera teórica es posible" y que es "fundamental demostrar a los acreedores que no pueden endeudar a los pueblos como Estado de manera impune".

Según ha dicho sería una "lección muy fuerte mostrar a los Gobiernos que pensaron que podrían otorgar créditos para salvar intereses de la banca privada dentro del marco de una misma política europea pro austeridad, mostrar que ese acto, ligado a violación de derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos del pueblo griego no quedará impune y el futuro tendrá su consecuencia".