POLÍTICA

Aznar reivindica, con sus aciertos y errores, el legado de libertades del PP

17/05/2015 15:06 CEST | Actualizado 17/05/2015 18:44 CEST
Luca Piergiovanni / EFE

Decir que José María Aznar está retirado en una segunda línea del PP es mentira. No tendrá cargo en el Gobierno, no aspira a una reelección, pero su mensaje es esperado por los militantes y simpatizantes populares como si de un mesías se tratará. Así que su irrupción en campaña, esta mañana, obviamente ha sido una sacudida, un chute de energía para unos seguidores que han rozado la fiebre al ver a su líder -el líder, siempre, aún con Mariano Rajoy en La Moncloa- en Madrid Río, arropando a Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes en su doble pelea por la Alcaldía y la Comunidad de Madrid.

Aznar ha lanzado muchos mensajes: que el PP debe tomar nota de que es un proyecto "de continuidad histórica", que no baila con las modas; que tiene que sentir "orgullo" porque, pese a sus aciertos y errores, su hoja de servicios es "impresionante" en favor de las libertades; que no deben cansarse en reivindicar que el voto al PP es "útil, responsable y seguro". Ha tenido tiempo hasta para lanzar dardos, protegiendo a su esposa, la alcaldesa saliente de Madrid, Ana Botella, demasiado sola, demasiado aislada por su formación. Ha afeado el gesto a sus colegas. "Ha dejado un legado como nadie", les ha tirado de las orejas.

A una semana exacta para las elecciones hacía falta el efecto Aznar, y más en un día que da un práctico empate técnico entre Aguirre y Manuela Carmena (Ahora Madrid). En su discurso, en el que ha indicado que Madrid tiene que marcar el camino para España, ha llamado al PP a reafirmar sus principios, políticas y actitudes para "dejar claro y decir alto" lo que quiere y "para qué lo quiere".

Debe hacerlo, ha insistido, apelando a su trayectoria y "con la cabeza bien alta", la "mirada muy limpia" y apelando a los "muchos motivos" para sentir orgulloso y "ninguna" razón para avergonzarse.

El de hoy ha sido el primer discurso de Aznar en la campaña en la Comunidad de Madrid, donde se ha dejado ver en pasados días en dos actos en apoyo a los candidatos del PP a las alcaldías de Boadilla del Monte y Pozuelo de Alarcón, Antonio González Terol y Paloma Adrados, pero de menor calado en la opinión pública.

En una extensa alocución de una media hora, ha pedido el voto para el PP por tener el mejor proyecto de "transformación y cambio" de "todo lo que está a la derecha de la izquierda" y por representar un voto "útil, responsable y seguro".

Aznar ha pedido esfuerzo y trabajo en torno a la libertad y España, los ejes que definen el PP, para garantizar un proyecto de continuidad, perseverancia, estabilidad y renovación.

Ha cuestionado la "ruptura" que buscan los nacionalistas, a los que hay que decir que "nadie" puede "saltarse gratuitamente la ley" y frente a los que ha demandado "unidad y pluralidad".

"EVITAR GOBIERNOS DÉBILES"

Aznar ha avisado, además, contra los gobiernos débiles, que ha ejemplificado con el caso de Andalucía, que son "la mejor receta para el fracaso, el retroceso y el empobrecimiento" por la falta de estabilidad frente al PP, que siempre defiende los mismos principios. "Si eso es lo mejor que tienen, Dios mío, cómo será lo peor", ha espetado, en alusión a Susana Díaz.

Eso sí, insiste, hay que ofrecer a los ciudadanos un "contrato nuevo" para los actuales tiempos de "desafección" en los que hay que garantizar "compromisos" y "certidumbres" con un "alto" nivel de exigencia.

Pero eso era el principio. Su artillería mayor estaba reservada a Podemos, la gran sorpresa política junto a Ciudadanos de los últimos meses. Ha sido contundente. Alerta de que llegan "nubarrones de populismo de la izquierda" que amenazan con hacer que España involucione. Una "izquierda que se peina para un lado o para otro", según ha definido, que no debe "dilapidar" lo hecho por el PP. Son "revolucionarios de salón que no van a romper la historia de España a patadas", dijo, enzalamando al público.

"!Tócate con Marx y Engels socialdemocratas, cuando fueron sus herederos Lenin y Stalin los que asesinaron por millones a socialdemócratas!", ha llegado a decir, aún más enfadado, mientras repasaba las lecturas de los líderes de Podemos y sus influencias declaradas, así como sus apariciones televisivas.

Rendidos han acabado los presentes. Queda claro en el mensaje de Aguirre:

Y ADEMÁS...

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

OFRECIDO POR NISSAN