TENDENCIAS

23 cosas que sientan mejor que un ‘me gusta' de Facebook

19/07/2015 10:04 CEST | Actualizado 19/07/2015 10:04 CEST

Si hubiera un logotipo para la autosatisfacción, sería un enorme pulgar hacia arriba como el de Facebook.

Vivimos en un mundo en el que es perfectamente aceptable preparar algo solo para ponerlo en Instagram y donde es común conectarse para echar un vistazo a nuestros perfiles en redes sociales desde la barra de cualquier terraza bar de moda, incluso antes de pedir la bebida. En otras palabras, tal vez seamos demasiado un poco dependientes de los "me gusta" de las redes sociales y de las notificaciones con las que nos atosigan nuestros inteligentísimos teléfonos.

Algunas investigaciones sugieren que nuestra dependencia podría ser causa del deseo de satisfacción instantánea. Nuestros cerebros reaccionan cuando anticipan una recompensa (en el caso de Internet, un "me gusta" de Facebook o de Instagram), según afirma la psicóloga del comportamiento Susan Weinschenk. Pero no solo lo dicen los expertos, también los que nos sumergimos en este tipo de comportamientos somos conscientes de cuánto nos afecta. Según una encuesta de 2014, el 62% de los adultos se siente mejor consigo mismo cuando las personas responden de forma positiva a algo que ha puesto en Internet.

No se puede negar que se produce un buen chute de confianza después de uno de esos sellos de aprobación de los medios sociales. Pero hay muchas otras formas de recrear el sentimiento de recompensa en el cerebro que no necesitan de una pantalla iluminada de por medio.

A continuación tienes 23 cosas que te harán sentir mejor (¡y que son mejores para ti!) que un "me gusta" de Facebook:

1. Salir a correr.
En una palabra: endorfinas. Las hormonas del placer que se producen de forma natural durante el ejercicio son el perfecto colocón cuando necesitas reavivar tu ánimo. No hace falta ningún scrolling pantalla arriba pantalla abajo.

2. Dormir.
Vive tu vida como si tuvieras unos eternos diez minutos antes de que suene el despertador. Las investigaciones demuestran que cuando sufres carencia de sueño, tus niveles de estrés se disparan. Explicado de una esquemática: Mucho ZZZZZ > muchos "me gusta".

3. Acariciar a tu perro.
O a tu gato, loro o erizo. Las investigaciones muestran que las mascotas incrementan tu felicidad, aunque una encuesta de 2014 de HuffPost/YouGov descubrió que un 20% de propietarios de mascotas dejarían antes de dar mimitos a sus peludos amigos que abandonar sus smartphones. Fatal, oye.

4. Que te den un masaje.
Personalmente, dejaría en la cuneta a todas las notificaciones de Facebook a cambio de un cuerpo y una mente relajados. Ni que decir tiene que la práctica reporta toneladas de beneficios antiestrés.

5. Pasear por el parque.
Rodearte de espacio verde en vez de ciberespacio podría ser lo mejor que hicieras para mejorar tu humor para todo el día. Hay investigaciones que prueban que únicamente unos pocos minutos de paseo por la naturaleza puede reducir los síntomas de depresión.

6. Reír.
La risa es sin lugar a dudas la mejor medicina, en especial cuando es ese tipo de risa que te provoca sudores y dolor en la barriga: todo un ejercicio físico. Está demostrado que el pavo reduce los niveles de estrés e incluso puede estimular tu sistema inmunológico. ¿Acaso pueden las redes sociales hacer eso?

7. Comer algo delicioso.
¿Comida que te haga la boca agua mientras practicas un poco de gastronomía consciente, saboreando productos de verdad? ¡Cuenta conmigo! Nadie se queja de un empacho de satisfacción.

8. Leer un libro que enganche.
Aparte de la capacidad de evadirse de la realidad, una buena novela, a la antigua usanza, con el característico olor de las páginas, produce un montón de beneficios para la salud. La lectura se ha relacionado con niveles reducidos de estrés, un mejor sueño y tal vez un cerebro más agudo.

9. Un baño caliente.
Desde luego que te quedarás con menos estrés cuando termines (cosa que no podemos decir sobre la práctica de deslizar el dedo por el tablón de actividad de la red de turno). A ver, todos a coro: Qué gustoooogrlgrl... 

10. Pasar el rato con tus seres queridos.
Ver a tus amigos de toda la vida cara a cara le da mil vueltas a la versión en pantalla, eso es así. (La ciencia lo confirma).

11. Probar con nuevas recetas de dulces.
La sabiduría popular dice que siempre se trabaja mejor a las ocho si es acompañado con un buen bizcocho. Además, la cocina también tiene un cierto elemento de meditación.

12. Besuquear a tu pareja.
Este es un pedazo de buen "me gusta" real, mucho mejor que uno de Facebook. ¡Adjudicado! El panorama investigador demuestra que besarse puede aliviar el nivel de cortisol (esa molesta hormona que aumenta el estrés). ¡A ponerse de morritos!

13. Salir a bailar de forma espontánea.
Los estudios sugieren que bailar te levanta el ánimo y te ayuda a bombear ese corazón tuyo. Cuanto más ridículos los pasos, más satisfactoria será la juerga (al menos ofreceremos un buen espectáculo).

14. Planificar unas vacaciones. 
Tan solo pensar en todas las posibilidades del viaje (y mucho mejor si es a un lugar donde no haya cobertura). Los estudios indican que el sentimiento de anticipación de las vacaciones puede mejorar tus niveles de felicidad. Combina este detonante de alegría con el hecho de que los días de vacaciones contribuyen a tu bienestar y ni siquiera te hará falta mirar tus notificaciones para sentirte pletórico.

15. Probar un nuevo tipo clase en el gimnasio.
Ya sea un ejercicio de moda como SoulCycle, un giro divertido a un viejo favorito, como con el yoga aéreo o una clase de Zumba en el gimnasio de tu barrio, juégatela e intenta algo nuevo; pero hazlo por ti, no por el público en los medios sociales. 

16. Escuchar un temazo.
La música tiene la capacidad de levantarnos el ánimo porque libera una sustancia química en el cerebro que mejor el ánimo. Así que dale caña al Don’t stop me now de Queen. Y que no te de vergüenza repetirla una y otra vez. (Total, hay una razón científica para eso también).

17. Disfruta de una buena vista.
Está en nuestra naturaleza disfrutar de la belleza, la inspiración nos puede llegar gracias a un arrebatador paisaje natural o a una experiencia espiritual. Las investigaciones sugieren que los momentos que nos inducen sobrecogimiento podrían hacernos más felices y creativos. Y no solo eso, también recordamos mejor aquello que vemos si no estamos inmortalizándolo en la pantalla de un iPhone. En otras palabras, nos beneficiaríamos más al empaparnos de la experiencia de una puesta de sol en lugar de publicarla en Instagram para conseguir unos cuantos corazoncitos.

18. Escribir una carta a alguien.
Escribir a mano es una forma de arte en extinción, pero el caso es que siempre ha sido unnutritivo alimento para nuestra mente. Además, ¿a quién no le gusta recibir una muestra de afecto en la vida real de alguien a quien quiere? Para ser sinceros, las cartas a mano tienen mucho más significado que cualquier cosa digital.

19. Sorprender a alguien.
Los actos espontáneos de amabilidad sirven para todo. Animan a los demás, mejoran tu propio bienestar e incluso ayudan a reducir la ansiedad social. Esto es mucho más satisfactorio que una pequeña notificación en forma de burbuja roja.

20. Seguir un diario.
En lugar de publicar pensamientos negativos en tu estado de Facebook (suponen mucha inquietud para los otros y, de todas formas, no ibas a recibir muchos "me gusta" por el comentario), intenta aclarar tu mente vaciándola en un trozo de papel. Un estudio descubrió que escribir los pensamientos que rumias en tu cabeza y luego tirarlos por la ventana o a la basura, literalmente, puede ayudarte a limpiar tu mente.

21. Disfrutar del buen tiempo.
¿Hay algo mejor que un poco de luz solar y vitamina D? Los echaremos de menos cuando el invierno llame de nuevo a la puerta. Mejor volver la cara de la pantalla al sol y dejar que nos caliente el alma. Tu mente y tu cuerpo te lo agradecerán.

22. Ordenar fotos antiguas.
Que vivan los recuerdos. Dejarse enredar un poco por la nostalgia es algo bueno. Hay estudios que indican que incluso podría aumentar nuestro optimismo. Los únicos pulgares que verás son los de los dedos del manazas de turno que ha cotilleado tus fotos de campamento.

23. Darte cuenta que has tenido un día perfecto y maravilloso…. sin tu teléfono.
Sobran las explicaciones.

_____________________________________________________

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Diego Jurado Moruno

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest